"El plan perfecto": una cinta no tan perfecta

martes, 29 de mayo de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- El plan perfecto (Friends with Kids, EU-2011), dirigida por Jennifer Westfeldt, es un comedia dispareja con una gran primera parte, pero un pésimo desenlace. La película trata sobre lo siguiente: El círculo de amigos de Julie y Jason se transforma abruptamente cuando sus amigos casados deciden tener hijos; los sujetos en cuestión se vuelven aburridos y unos seres extraños. De pronto, ser los solteros del grupo se vuelve un fastidio. Lo cual desata la pegunta: ¿Deberían Julie (Jennifer Westfeldt, la directora) y Jason (Adam Scott) tener un hijo? Probablemente, pero estos dos mejores amigos no tienen una pareja estable. Sin embargo, Jason, sin querer queriendo, piensa que ellos podrían concebir un hijo sin necesidad de pasar por las penurias de una aburrida vida en pareja. Finalmente, qué puede salir si ambos no se atraen para nada. La decisión está tomada. Así, pues, Jason y Julie comunican su deseo a Leslie (Maya Rudolph) y Alex (Chris O’Dow), y a Ben (Jon Hamm) y Missy (Kirsten Wiig), quienes piensan que están cometiendo un grave error. Pero Jason y Julie se lanzan sin saber hacia qué complicaciones los llevará esta aventura. El planteamiento es interesante sobre las relaciones de pareja y la búsqueda de alternativas, sin embargo la cinta es más conservadora de lo que parece. Ahora bien, el punto importante es que después de la mitad, la cinta se cae estrepitosamente: de ser una comedia inteligente y ágil, pasa a ser un drama lento e intrascendente, con historias secundarias que se pierden. Pareciera que fueron dos guionistas distintos quienes escribieron la película: uno bueno y uno malo. De igual manera las actuaciones: todos se lucen en la primera parte, pero su desempeño se va al traste en la segunda. El plan perfecto es una buena idea, cuya ejecución resulta un fracaso.

Comentarios