Premio Reina Sofía a Ernesto Cardenal

viernes, 4 de mayo de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- A los 87 años, el sacerdote nicaragüense Ernesto Cardenal fue proclamado ganador del Premio Reina Sofía, considerado el máximo galardón hispanoamericano y cuyo monto es de 55 mil 700 dólares, debido a su extensa obra poética. Cardenal, quien fuera amonestado por el difunto papa Juan Pablo II durante su visita a Nicaragua, ya que el poeta y cura ha sido defensor de la Teología de la Liberación desde sus comienzos, expresó: “Estoy muy sorprendido porque no lo esperaba, ni sabía que estaba entre los candidatos. Esta es una sorpresa muy agradable”. Y agregó: “Sigo trabajando en las mismas cosas de siempre, escribo cuando estoy inspirado y posiblemente en noviembre tenga que viajar a Salamanca a recibir el premio.” Creador de El Evangelio de la isla de Solentiname, cantó desde muy joven al amor de Cristo y a la liberación social de los humildes de América Latina y del planeta, frente a la explotación del capitalismo. Estudió literatura en México y en Nueva York, y padeció tortura y prisión tras participar en la revuelta contra la dictadura de los Somoza, uniéndose posteriormente a la causa triunfante en 1979 de la revolución sandinista. Varias veces se había mencionado ya su nombre como favorito para obtener el Nobel de Literatura. Entre sus poemarios sobresalen Salmos, Oración por Marilyn Monroe, Vida en el amor, Cántico cósmico, Homenaje a los indios americanos, Cristianismo y Revolución, La santidad en la revolución y En Cuba. “La decisión de dar el premio a un nicaragüense es ‘muy acertada’ porque a este premio le faltaba el nombre de Ernesto Cardenal, un gran poeta, con una obra muy amplia, además de uno de los grandes traductores de los clásicos", indicó Jaime Siles, miembro del jurado, desde España. Hace menos de cuatro años, Ernesto Cardenal viajó a Zacatecas para recibir el Premio Internacional de Poesía 2008 que lleva el nombre de Ramón López Velarde, siendo entrevistado por el reportero Roberto Ponce, quien publicó su charla con el sacerdote nicaragüense en la revista Proceso 1676. Aquel texto de Roberto Ponce es el que ofrecemos a continuación para nuestros lectores de la agencia noticiosa Apro. Ernesto Cardenal en Zacatecas En su amplia habitación del Mesón de Jobito, Ernesto Cardenal libra una batalla tecnológica con el controlador de la calefacción. Al fin logra ponerlo en marcha, con ayuda del reportero. 26 grados centígrados. Se mueve, intranquilo. Anochece este primer sábado decembrino. –Sentate, vos –ofrece con sus ojos inmensos tras las gafas mirando la grabadora. Creí que era el chofer con el que vine de Jerez... El Premio Internacional de Poesía Zacatecas 2008 agita su melena plateada. Se nota a leguas que extraña su tradicional boina negra, olvidada en el auto que lo trajo de vuelta a la capital zacatecana tras visitar la casa de Ramón López Velarde, en Jerez. Ofrece: –Comencemos. Obama, Evo y Lugo Nacido en Granada, Nicaragua, el 20 de enero de 1925, se le evocan sus estudios de literatura en la UNAM de 1942 a 1946, que continuó en Nueva York entre 1947 y 1949, por lo que se le pide su opinión acerca del recién electo presidente de Estados Unidos. “Yo creo que Obama representa un cambio muy importante para América Latina... El hecho de que haya sido elegido un presidente negro, ya es de por sí gran cambio, incluso algo sorprendente. Lo considero un milagro.” De inmediato acude al contexto su amada América Latina: “Obama es un milagro, tal como en Bolivia fue elegido presidente un indio (Evo Morales), siendo Bolivia el país donde los indios son más discriminados, despreciados, odiados. Es increíble cuando, además, fue elegido por el pueblo y no impuesto por las armas.” A sus casi 84 años de edad, Cardenal sorprende con su lucidez: “También en América Latina tenemos la elección de un sacerdote obispo y teólogo de la liberación (Fernando Lugo) en Paraguay, que renunció al episcopado para poder ser presidente en el Estado laical. Toda la población le pedía que se lanzara de candidato. Y yo, como llegué a su toma de posesión invitado por él, me di cuenta de que desde hacía muchos años él leía mis libros, sobre todo El Evangelio de Solentiname.” Cura revolucionario Durante la ceremonia del viernes 6 de diciembre en el teatro Calderón, cuando Ernesto Cardenal recibió el Premio Internacional de Poesía 2008 Ramón López Velarde, el rector de la Universidad Autónoma de Zacatecas, Francisco Javier Domínguez Garay, expuso: “Nuestro homenajeado se ordenó sacerdote en Managua en 1965, fundando en una de las islas de Nicaragua, Solentiname, la comunidad cristiana casi monástica en la que escribe El Evangelio de Solentiname. Cardenal participó en el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) contra la dictadura de los Somoza… “El 19 de julio de 1979, día del triunfo de la revolución nicaragüense, fue nombrado ministro de Cultura del nuevo gobierno del FSLN, el cual abandonaría hacia 1994 en protesta por la autoritaria dirección política de Daniel Ortega…” El poeta recuerda para Proceso: “De joven, la primera vez que yo viajé a Estados Unidos, nos fuimos desde la Ciudad de México a Nueva York en autobús. Por entonces, a los negros y a nosotros nos sentaban hasta atrás, y como el autobús iba muy lleno, mi primo y yo nos sentamos atrás los cinco días que duró aquel viaje… “Aquella gente mala del pueblo en el sur de Estados Unidos nos vio con desprecio, pues íbamos junto a un viejo negro, quien tomaba una botella de licor casero del que nos ofreció un trago, y nosotros encantados. Eso todavía enardeció más a los blancos, quienes tenían en las estaciones de los buses inodoros exclusivos para ellos. Por supuesto que ha habido un cambio grande en Estados Unidos, y fue una heroína quien logró primero sentarse en los asientos de los blancos en un bus, hasta abolir la discriminación. –…Con Martin Luther King. –Por esa época. Y con un porcentaje de votos muy amplio han elegido a un presidente negro en Estados Unidos, es ya un cambio grandioso. La revista conservadora Time y tan reaccionaria publicó que había un Estados Unidos antes de Obama y otro después de la elección de Obama. “En esta misma línea se orientaba la revista Newsweek, que yo también recibo, vendría una presidencia semejante a la de John F. Kennedy. Obama sería para la historia un Roosevelt, y en la misma revista Newsweek publican una imagen de Lincoln a su lado, presentándolo como si fuera su prolongación.” Ernesto Cardenal sigue creyendo en la unidad latinoamericana: “Tal como lo está tratando de impulsar el presidente Chávez retomando el sueño de Bolívar, por eso ha llamado a su revolución bolivariana. Pese a que en un principio yo consideré aquello una trivialidad o algo innecesario que Chávez cambiara el nombre de su país a República Bolivariana de Venezuela, por sus transformaciones me he dado cuenta de que tiene un gran significado, es una revolución que transforma la revolución inconclusa de Bolívar de una América Latina unificada, para contraponerla a la del norte del continente. “Eso explica la actitud de los medios de comunicación, pues están dominados por el imperialismo norteamericano y tratando de hacer una guerra mediática contra Chávez. Y contra los otros presidentes que están siguiendo también esta línea de independencia de la izquierda nueva que está surgiendo en América Latina.” Solentiname ayer y hoy –Mi trabajo en Solentiname no tiene la mayor importancia, se ha hecho casi un mito de Solentiname. “Considero que fue una experiencia modesta; alguna importancia tuvo, pero siempre podemos calificarla de modesta. No fue que hiciéramos ninguna clase de socialismo allí ni era posible hacerlo, fue una comunidad o, más bien, una comuna, un pequeño grupito allí, y entonces llevamos una vida en común, pero eso no es nada especial. Podemos decir que es una pequeña orden religiosa de unos cuantos miembros llevando una vida en comunidad o comunista, tratando de estar fuera del consumismo y del capitalismo, aunque fuera algo en realidad muy pero muy pequeño. “Tampoco deseaba yo que se hiciera de otra manera, pues no hubiera podido lograr una economía con bastante gente más, tenía que ser un grupito pequeño para que esto fuera sostenible. Lo que hay ahora son algunas cosas que nosotros promovimos y se siguieron realizando, creaciones artísticas como en la pintura campesina y en la poesía también; hay ciertos recuerdos de algunos que vivieron conmigo aquella experiencia, así como la cuestión de algunos visitantes, quienes llegan, aunque siempre es muy difícil el transporte, pero se han hecho allá tres hoteles. “Un hotel ha sido el problema ahora, pues… El hotel lo dimos a administrar a una viuda de un compañero en Solentiname, quien había sido un miembro muy importante de nuestra comunidad, por consideración a él. “Era un contrato con la viuda por 15 años, pero ella posteriormente alteró aquel contrato y quería apoderarse del hotel, se casó con un extranjero, quien llegó por allá a Nicaragua, un alemán, y entre ambos pretendían apoderarse del hotel con leguleyadas. “Eso sí que nos ha creado muchas dificultades y problemas, mucha guerra en los medios. Y eso ha hecho que el gobierno actual de Daniel Ortega se aproveche de una defensa que nosotros estábamos haciendo para acusarnos de injuria y contra demandarme a mí… Se aprovecharon para condenarme a una orden de prisión (sic) que no se puede aplicar en mi caso, pues tengo 83 años de edad y según una ley de Nicaragua no puede ninguna persona ir a la cárcel después de cumplir los 70 años, ni permanecer allí. “Me imponían entonces una multa de mil dólares, que no era la mayor cosa, pero si pagaba yo esa multa estaba reconociendo que había cometido un delito, es decir que aceptaba que el juicio era legal y entonces a la postre podían hacerme una demanda astronómica por daños y perjuicios que les pudiésemos haber estado causando durante todos aquellos años. Y era lo que ellos querían, luego el juez les iba a aprobar todo aquello que quisieran quitarme, ya que el juez es danielista, había sido abogado de Daniel Ortega, así que mi juicio estaba todo amañado, pues.” Sumaba entonces el Premio López Velarde 2008 y ahora Premio Reina Sofía 2012, así: “Toda la justicia está amañada en Nicaragua. No es el ideal que deseaba para mi país. Nuestra revolución fue muy bella, pero ha sido traicionada. No hay ahora en el gobierno de Nicaragua nada que sea revolucionario ni que sea de izquierda ni sandinista. Es una dictadura familiar, la dictadura del presidente Daniel Ortega, esposa y sus hijos.” –¿Tan grave está la situación en Nicaragua que pasó de la dictadura de los Somoza a los Ortega? –O a una cosa muy parecida, en algunas partes. Y peor en otros sentidos, superando los Ortega en excesos y abuso a los dictadores Somoza. Cristo siglo XXI –¿Las enseñanzas de Cristo incluyen las ideas de un mundo sin dinero? –Yo mismo alguna vez lo dije en mi poesía, porque ha habido economías sin dinero como la de los incas, por ejemplo. No fue la economía del comunismo primitivo, como en cierta ocasión me lo hizo ver el comandante Fidel Castro durante alguna de mis conversaciones con él, sino del socialismo moderno, es decir, el primer socialismo del mundo fue creado por los incas. “Muchos pueblos primitivos han permitido el trueque y no funcionan con dinero, para los aztecas y otras culturas del México prehispánico les funcionaba el intercambio, no de dinero, sino de cacao. Así nos sucedió en Solentiname, nosotros no utilizábamos dinero localmente, sólo para el exterior, y creo que en comunidades pequeñas el dinero sale sobrando.” –¿Cuál sería el mensaje de Cristo para el nuevo siglo? –Allí está en los evangelios, donde leemos que debemos tener el Reino de Dios en la Tierra. Que hay que pedir y trabajar por la venida del reino, que es la liberación de los pobres. “El Reino de Dios significa su liberación, el fin de las desigualdades, un mundo sin ricos ni pobres. Es el reino de la justicia, que es también el reino del amor y de la fraternidad.” –¿Qué opina de los evangelios apócrifos? –No tienen valor la mayoría de ellos. Sólo hay uno que estimo y me parece es el único, después de los cuatro evangelistas, que podría también ser otro de ellos, el Evangelio de Tomás o Evangelio gnóstico del filósofo israelita Tomás, colección de dichos del Señor. Cardenal completa: “Mucho de este evangelio apócrifo coincide con los otros en cuanto a parábolas y dichos de Jesús con alguna variante, tal vez pequeña, pero a veces de un contenido mucho más radical y mucho más revolucionario a como lo dice Jesús. Es muy probable que esos dichos sean auténticamente de Jesús, y coinciden los expertos en que son parábolas y poseen todo el sello de autenticidad de Jesús.” (Pueden consultarse también: Evangelios apócrifos. Introducción de Daniel Rops. Editorial Porrúa, México, 1992; Col. Sepan Cuantos…, 213 págs. Y Evangelios apócrifos. Traducción de Edmundo González Blanco. Conaculta, México, 1991; col. Cien del Mundo, 716 págs.)

Comentarios