La serie "Conspiración, traición y muerte" en EuropaEuropa

MÉXICO, D.F. (apro).- Conspiración, traición y muerte es una multipremiada miniserie con Robert Carlyle y Michael Fassbender que retrata la turbulenta y sangrienta relación de María de Escocia y su hijo Jacobo VI. Se puede ver en el canal de paga EuropaEuropa. El vestuario y la escenografía del siglo XVI son una belleza en este proyecto, como también los diálogos. Abordar la vida de estos dos personajes históricos en la pantalla chica no es fácil, sin embargo, se logra una perfecta miniserie y muy entretenida. María de Escocia (14 de diciembre de 1542-24 de julio de 1567) quizá sea la más conocida de los monarcas escoceses por su tempestuosa vida y trágica muerte. A los seis días de edad fue proclamada reina de Escocia. Su padre Jacobo V, quien yacía enfermo y a punto de morir, estaba ansioso del nacimiento de un heredero y al saber que era hija, exclamó: “¡El diablo me lleve!, ¡comenzó con una mujer, terminará con una mujer!” Tuvo una buena juventud en Francia y ya tenía un acuerdo matrimonial, pactado por su madre María de Guisa, con el hijo del inglés Enrique VIII, Eduardo. Dominó el francés, latín, griego, español e italiano. Pero se casó con Francisco II de París, quien murió al poco tiempo. Volvió a Escocia siendo una muchacha de 18 años. De nuevo contrajo matrimonio inesperadamente con Enrique Estuardo, uno de los principales líderes católicos, y su medio hermano, protestante, organizó protestas contra ella. María tuvo un hijo, Jacobo, y su matrimonio finalizó. Fue raptada por Bothwell y pudo ser violada. Se casaron. Los lores en Carberry Hill les declararon la guerra, pero no hubo batalla porque María se puso a sus órdenes, si bien la encarcelaron en un castillo y la forzaron a abdicar del trono escocés a favor de su hijo Jacobo, de apenas un año de edad. Logró escapar disfrazada de lavandera y recuperar el trono. Luego estuvo presa 18 años. La culparon de conspiración hacia su prima Isabel I de Inglaterra, de quererla asesinar. Fue decapitada en el castillo de Fotheringhay. Tenía 45 años de edad. Jacobo rigió conjuntamente Inglaterra, Escocia e Irlanda por 22 años, hasta su muerte a los 58. Su acercamiento con María fue poca. Tuvo una gran pasión por la teología y apoyaba a escritores. Sin embargo, fue un hombre caprichoso, vanidoso y cobarde, se decía que no podía ver una espada sin echarse a temblar. Se lavaba muy raramente. En sus accesos de cólera no sabía bien lo que decía, llegando a los insultos. En fin, es una miniserie que puede verse una y otra vez.

Comentarios