Anuncian a ganadores de Premios de Literatura Infantil y Juvenil de México

martes, 26 de junio de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Las obras Adiós, Atari, de Raquel Castro, y Desde los ojos de un fantasma, de Juan Carlos Quezadas, resultaron ganadoras de la XVII edición de los Premios de Literatura Infantil y Juvenil en su edición mexicana. Los galardonados recibirán una estatuilla y 150 mil pesos cada uno; además de que sus obras serán publicadas, informaron los organizadores. En una conferencia de prensa realizada en la Fonoteca Nacional, representantes del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), y la Fundación SM de España, creadora del premio, informaron que Raquel Castro recibirá el galardón en la categoría infantil denominada “Gran Angular”, mientras que Juan Carlos Quezadas, en la juvenil, llamada “El Barco de Vapor”. Desde hace 34 ediciones se realiza en España la entrega de estos reconocimientos con eco en otros países de Latinoamérica, y desde hace más de una década se ha convertido en un premio iberoamericano, pues actualmente se entrega en Argentina, Chile, Brasil, Colombia, México, Perú, Puerto rico y República Dominicana. Este año México celebra la edición XVII, y la ceremonia de premiación será el 27 de septiembre en el Lunario del Auditorio Nacional. En Adiós, Atari, se toma como punto de referencia la vida cotidiana de los adolescentes, en la que se resaltan situaciones más sencillas y de apariencia intrascendente, pero que adquieren una relevancia vital en ese periodo, según comentó la propia autora vía telefónica durante la conferencia. Insistió en que no se trata de hablar de aspectos sórdidos ni complicados, sino de resaltar lo cotidiano, los sueños y aspiraciones. “En ella aparece, desde luego, el contexto en que vivimos todos. Me refiero a que la comunicación por internet, las tribus urbanas, las drogas e incluso la violencia, son parte de la vida cotidiana, pero en este caso lo que ocurre en la novela no es una crítica ni un señalamiento, sino que resalta cómo, enmedio de esas circunstancias, se puede dar el humor y la alegría”. Mientras que Desde los ojos de un fantasma trata de un joven que vive en Lisboa, Portugal, y se comunica por teléfono con su madre, que está en Tokio, Japón, a una hora que él cree es medio día en el país asiático, pero en realidad es la madrugada. La señora, sorprendida, le pide que le describa cómo es el lugar donde vive, para volver a conciliar el sueño. De esta manera, la historia de Quezadas desarrolla una descripción puntual de las calles y edificios de Lisboa, que aún posee un estilo y ambiente tradicional, que contrasta con la gran modernidad alcanzada en una urbe como Tokio. “Como escritor, no creo que un texto sea creado pensando sólo en un tipo de público, me refiero a que la complejidad de este planteamiento puede parecer que no es propia para niños, pero la manera en que está contada en muy accesible, pero, sobre todo, está llena de las cosas a las que ellos están acostumbrados, pues la globalización no es nueva para ninguno de ellos, por el contrario, es algo cotidiano”, dijo en la conferencia.

Comentarios