Filarmónica de Jalisco: entrega, empeño y deleite

martes, 26 de junio de 2012
GUADALAJARA, JAL. (Proceso).- Según cuenta la historia, hacia 1915 en la ciudad de Guadalajara José Rolón (Zapotlán el Grande, Jalisco, 1876-Ciudad de México, 1945) comenzó a reunir a una serie de músicos con el fin de realizar conciertos tanto de música de cámara como para orquesta sinfónica. Al cabo del tiempo, ello constituyó las bases para lo que más delante sería la Orquesta Sinfónica de Guadalajara. Por otra parte, en 1979 surgió, también por iniciativa particular, la Agrupación Sonido XX, que no era sino una reunión de inquietos músicos, principalmente compositores (entonces) jóvenes que desde la necesidad de conocer y escuchar la música de concierto actual del momento, incluyendo, desde luego, la propia, se dieron a la tarea –no fácil– de llevar a cabo todo lo necesario para conjugar esfuerzos y lograr su cometido. Es de esa manera que durante cuatro años (1979-1982) la Agrupación Sonido XX (integrada por los compositores Antonio Navarro, Austreberto Chaires, Guillermo Dávalos, y el guitarrista Sergio Medina) llevó a cabo el Festival de Música Contemporánea, en Guadalajara, su ciudad de origen. Para antes de 1990, la Orquesta Sinfónica de Guadalajara se había transformado ya en la Orquesta Filarmónica de Jalisco (OFJ), cuyo primer director titular fue el también compositor Manuel de Elías, sucediéndolo, entre otros, José Guadalupe Flores y Luis Herrera de la Fuente. Desde entonces, la orquesta ha desempeñado una actividad en la que han participado directores huéspedes como Klauspeter Seibel y Guido María Guida, así como solistas de renombre, entre ellos Ramón Vargas y Plácido Domingo, Paul Baduka-Skoda y Bernard Flavigny. Si bien dentro de sus programaciones habituales la OFJ incluye ocasionalmente música de compositores vivos, incluyó en 2011 obras contemporáneas como parte del Foro Internacional de Música Nueva, evento que surgiera por inquietud de un jalisciense, el compositor y violinista Manuel Enríquez (Ocotlán, Jalisco, 1926-Ciudad de México, 1994). Así, el pasado 15 de junio (con repetición el 17), la OFJ ofreció un concierto en el hermoso Teatro Degollado de Guadalajara, en su edición XXXIV del foro. La tarea fue encomendada al joven director Miguel Salmon Del Real. Ambos, orquesta y director, protagonizaron una sesión musical ejemplar en la que el ensamble orquestal demostró la altura artística de la que es capaz, e incluso fueron testimonio natural del gozo que realmente se encuentra al interior de esta (muchas veces aparentemente rara) música de los compositores de hoy. Si la noción de arte tiene que ver con esa suerte de verdadera comunión entre compositor(es)-intérprete(s)-público, es posible decir, entonces, que el de la OFJ con Salmon Del Real, así como con el solista Sócrates Villegas el pasado fin de semana fue, sin duda, un concierto por demás memorable, en el que el muy receptivo público expresó su gratitud a través del prolongado aplauso. De tal forma, con las obras Tabás de Alejandro Luis Castillo (1971), Ventanas de Salvador Torre (1956), Ecos de Marco Ceccheti (1984), y el Concierto para clarinete y orquesta del gran orquestador tapatío Manuel Cerda (1949), la OFJ dejó plasmados entrega, empeño y deleite.

Comentarios