Arte-Cinema: "Melancolía", tristeza vaga, profunda y sosegada de un planeta

domingo, 3 de junio de 2012
MÉXICO, D.F. (Proceso).- Iniciado ya el 32 Foro Internacional de la Cineteca y que reúne 17 títulos de todas partes del mundo con las mejores propuestas, en luna de las sedes alternas de la Cineteca Nacional, The Movie Company, llega la nueva filmación lanzada por Lars von Trier, Melancholia’. Es una preciosa película acerca del fin del mundo, un banquete donde la tristeza vaga, profunda, sosegada y permanente son parte de la aceptación de que un planeta que por años ha estado escondido tras la luz del sol y próximo a culminar su destino con el nuestro. La extraordinaria desesperanza que maneja el director a lo largo del filme se encuentra ya en un hermoso prólogo poético y lírico a punto de concretar la catarsis del fin del mundo en slow motion, una representación de la Ophelia, pintura de John Everett Millais acompañado por la elegante música de Tristán e Isolda, de Wagner. El melodrama con intención rencorosa y hasta cruel hacia la frivolidad de la clase alta, protagonizado por Kirsten Dunst (Justine), cuenta una historia romántica en su noche de bodas con una ceremonia organizada obsesivamente por su hermana Claire (Justine Charlotte Gainsbourg), que termina en desastre por la depresión y las profecías del juicio final. El año pasado el danés ganó el galardón a Mejor Película en la 24 edición de los Premios del Cine Europeo, superando a rivales como The Artist, del francés Michel Hazanavicius, y a su compatriota Susanne Bier con En un mundo mejor, además del premio a Mejor Actriz, otorgado a Kirsten Dunst en el Festival de Cannes 2011. Cabe destacar que en este último fue declarado “persona non grata” a causa de sus comentarios considerados pro-nazis. Otro de sus premios lo obtuvo gracias a la maravillosa fotografía a cargo de  Manuel Alberto Claro, con grandes planos generales de naturaleza que resaltan la gigantez del mundo y del universo contrastadas con la belleza y la lujurias humanas. Por ello, hay que recalcar que no hay mejor ocasión para disfrutar de la belleza del filme que en una sala de cine. Sin duda Lars von Trier ha logrado contar la mejor historia del fin del mundo que se haya realizado, con un presupuesto de  7 millones 400 mil dólares, cuando las producciones realizadas por Hollywood sobre este mismo tema superan los 140 millones y no logran concretar el efecto que causaría la tragedia en el espectador al suscitar la compasión, el temor, el horror y otras emociones por el hecho de saberse en el final, demostrando su máximo esplendor de madurez. La cinta estará en exhibición hasta el 20 de junio, y partirá a 22 sedes del país. No hay que dejarlo para mañana, nunca sabremos si será la última oportunidad de verla. (*) Recién egresado de Comunicación Socieal de la Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco.        

Comentarios