Exposición Mãori en el Museo Nacional de las Culturas

martes, 5 de junio de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- E Tu Ake: Orgullo Mãori, es el nombre de la exposición que se presenta actualmente en el Museo Nacional de las Culturas, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, como intercambio de la presencia de México en Nueva Zelanda con la muestra Aztecas, un imperio. La muestra presenta 169 piezas ancestrales y contemporáneas de los indígenas mãoris de Nueva Zelanda. Cultura que sigue viva y que mantiene sus raíces con el pasado, donde se refleja la constante lucha que han vivido por su independencia y autodeterminación. La expo fue curada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia y el Museo de Nueva Zelanda “Te Papa Tongarewa” y el gobierno de Nueva Zelanda. Dividida en tres apartados: “Whakapapa”, que significa el Linaje; “Mana”, que corresponde al Prestigio y la Autoridad, y por último “Kaitiakitanga”, que puede traducirse como Tutelaje, se exhiben objetos cotidianos y sagrados, banderas, postes talados de madera, herramientas y piezas de arte contemporáneo. Resulta sumamente interesante cómo la exposición logra reflejar la historia y cosmovisión Mãori que vive una constante lucha por mantener su cultura y tradiciones con vida. En la inauguración de la muestra se dio fe de la manera en que los Mãoris se relacionan con sus tesoros culturales, ya que el indígena Paraone Gloyne realizó una serie de plegarias y cantos para comunicarse con sus ancestros y pedirles protección para el museo mexicano y para los 169 objetos. Éstos son vínculos sagrados con el pasado y son poseedores de un espíritu llamado nana (propia energía y también de aquellos quienes los usaron), por lo cual deben ser tratados con respeto. Fue muy revelador e interesante cómo durante el recorrido inaugural la directora mãori del Museo “Te papa Tongarewa”, Michelle Hippolite y la curadora Rondha Paku, a través de sus plegarias, platicaban con los objetos y les explicaban que se quedarían un tiempo en México en un recinto donde serían cuidados para que otras personas los conozcan y que pronto regresarían a casa con bien. Presente y pasado conviven y asombran a sus visitantes. Al mismo tiempo se ofrecen actividades educativas y culturales, permitiendo una mejor compresión de esta cultura.

Comentarios