Festival Distrital: "un canto de esperanza", lecciones para una guerra

jueves, 7 de junio de 2012
Iniciado el Festival Distrital 2012 “Cine y otros mundos”, del 1º. al 9 de junio, con sus respectivas sedes en la capital (consulte distrital.mx), llega la nueva propuesta Lecciones para una guerra del documentalista mexicano Juan Manuel Sepúlveda, también director de ‘La frontera Infinita’ (2007). El largometraje resulta ser el contacto natural con la historia de un pueblo guatemalteco ubicado al norte del país que vivió en condiciones infrahumanas la violencia del ejército, por estar considerado la base social guerrillera en la guerra civil entre 1960 y 1996. Violencia, control social e injusticias son alguno de los temas que han arrastrado durante décadas a Guatemala. Sin duda este documental es uno de los máximos ejemplos de sobrevivencia y resistencia contra la violencia ejercida por el Estado, y constituye es el umbral de un periodo cuyo vislumbre, sin embargo, no se antoja nada fácil. Observando la situación mundial, y especialmente la mexicana, el realizador considera que es de suma importancia crear una especie de “manual” que ayude a reaccionar frente a estas situaciones, y qué mejor forma que con gente que lo ha vivido en carne propia y a la que la vida le ha enseñado que vale la pena estar siempre prevenido. Uno de los grandes retos a los que se enfrentó el equipo de filmación fue la realización en pueblos indígenas debido a la diferencia de lenguas. Se utilizó en un principio un método de traducción simultánea y que al final de cuentas no fue el más efectivo, pero que también dio cabida para captar la naturalidad de los testimonios sin intervenir en el método tradicional para un documental. El director de la película, Juan Manuel Sepúlveda, tiene como objetivo primordial no imponer el patriarcado del realizador a los personajes, dejando que las situaciones o conflictos surjan por sí mismos. Él lucha por no hacer del documental un impacto comunicativo, sino una visión profunda entre el espectador y el largometraje. El filme es un testimonio de bellísima fotografía, que maneja planos generales de paisajes maravillosos, pero como dice el propio director, “con un ritmo muy particular”. Descúbralo, vale la pena. --------------------------- (*) Pasante de Comunicación Social de la Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco

Comentarios