Paseos virtuales por la ciudad de México

martes, 31 de julio de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Desde diferentes frentes, el Centro Histórico de la Ciudad se ha convertido en objeto de una amplia promoción en Internet. Por un lado, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) anunció el proyecto Zona Centro Ciudad de México (ZCCM), encabezado por el investigador José Antonio Rojas Loa, en el que se trabaja la creación de un catálogo fotográfico de esa área del Distrito Federal. Por otra parte, el gobierno de la Ciudad de México lanzó recientemente la página electrónica www.guiadelcentrohistorico.mx, donde los usuarios de Internet podrán encontrar desde una vivienda para comprar o rentar en el centro, hasta lugares de gastronomía, información de museos, agenda cultural, y textos y crónicas de especialistas. Hay otras iniciativas hechas por los propios ciudadanos, como algunas páginas dedicadas a las colonias Roma y Condesa, o la zona habitacional Tlatelolco, una forma de comunicación entre vecinos. Según la gaceta Km. Cero, publicada por el Fideicomiso del Centro Histórico (FCH), “el Centro es un personaje muy popular en la red”. De acuerdo con un comunicado difundido por el Gobierno del Distrito Federal, la compañía Facebook califica al Centro Histórico como uno de los lugares “más sociales del mundo”, con una actividad similar a la de Times Square, en Nueva York; el Coliseo de Roma, en Italia; o el Arco del Triunfo, en París. La empresa transnacional hizo una medición entre su más de mil millones de usuarios y encontró y ubicó a la Ciudad de México como uno de los 25 sitios más concurridos de todo el mundo, y al Centro Histórico entre los seis espacios públicos más destacados. Entre los varios lugares de la red, vale mencionar también uno que ha sido construído por los propios ciudadanos, convocados por Carlos Villasana, Juan Carlos Briones y Rodrigo Hidalgo, quienes abrieron en Facebook un espacio titulado La Ciudad de México en el Tiempo (sin una demarcación específica), que cuenta ya con más de 83 mil 600 seguidores, donde se evoca --no sin nostalgia-- la antigua ciudad y, a través de imágenes fotográficas, se observa la manera en que se ha transformado en una gran urbe. La propuesta del antropólogo y fotógrafo José Antonio Rojas Loa, según información del INAH, es subir a la red siete mil imágenes de inmuebles y calles del Centro Histórico, para dar cuenta de 80 años de historia, desde los años veinte a la fecha. Se podrán visualizar y ubicar en un mapa de localización alrededor de 2 mil 400 predios que existen o existieron en los llamados perímetros A y B. Una parte de las imágenes fue captada en los años veinte por el fotoperiodista Manuel Ramos. La otra parte del acervo, formada por más de 5 mil 500 fotografías, fue captada entre 1970 y 1974 por el propio Rojas Loa, como participante del Seminario de Historia Urbana, que dirigía la historiadora Alejandra Moreno Toscano. En una entrevista con Sandra Ortega del suplemento Km. Cero, el antropólogo rememora: “En ese momento se estaba haciendo la digitalización del censo de 1811 y la idea de hacer las fotografías era saber qué había pasado con los edificios que estaban registrados ahí, además de recopilar material para describir las tipologías arquitectónicas". Durante su participación en el ciclo de conferencias Historia Digital y Bases de Datos, realizado en la Dirección de Estudios Históricos del INAH (que junto con la Fototeca de la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos y la Coordinación de Desarrollo Institucional de dicha institución apoyan el proyecto), el investigador indicó que su levantamiento se basó en aquel registro, que comprendía una traza de 90 bloques, conformados por 370 manzanas, pero durante el trabajo decidió fotografiar “la totalidad de los edificios construidos hasta 1925”. Detalló que la información gráfica que ofrecerá la página web (en cuyo diseño trabaja el INAH con apoyo del FCH) --que en breve podrá consultarse-- está ordenada a partir de planos catastrales subdivididos en regiones, manzanas y bloques. Con un clic, el visitante podrá ver cualquiera de los 2 mil 400 predios en tres momentos históricos: de 1923 a 1934, con las imágenes de Manuel Ramos; entre 1973 y 1975, con las de Rojas Loa, y una más reciente. Rojas Loa expresó la importancia de la fotografía como una fuente de información en la que se puede ver la permanencia, alteración o desaparición de numerosos inmuebles, calles y gente que ha dado vida al Centro Histórico. Para saber dónde La Guía del Centro Histórico en la web es la versión digital del libro Nueva Guía del Centro Histórico, publicada en 2011 por la Editorial Mapas. Su propósito, a decir de la gaceta mencionada, es “volverse una referencia obligada acerca del Centro Histórico en el mundo virtual”. Ofrece información en pequeña fichas sobre sitios de interés, como la Casa Vecina, la Biblioteca Fermín Revueltas, Palacio Postal, Teatro Blanquita, Mercado 2 de Abril, Museo del Tequila y el Mezcal, Claustro del Exconvento de Nuestra Señora de la Merced, Plaza del Estudiante, Academia Mexicana de la Historia, y la Antigua Casa de Moneda, entre otros. Además, se indica su ubicación y se señalan en un mapa de la empresa Google. También hay información sobre cantinas, cafés, restaurantes, clubes nocturnos, centros comerciales, librerías, tiendas de artículos tan diversos como ropa, zapatos y libros, o la ya emblemática Farmacia París, fundada desde 1944, en cuya casa matriz se preparan aún fórmulas, medicamentos homeopáticos o compuestos químicos con receta. Para los turistas foráneos se ofrece una lista de varios hoteles, desde aquellos de gran turismo hasta hostales, o el también histórico, tradicional y lujoso Gran Hotel de la Ciudad de México. No podrían faltar los museos y galerías, que abarcan desde las artes plásticas hasta la charrería. Hay una sección de blogs donde se puede leer a cronistas como Armando Ramírez, el periodista Jesús Rodríguez Petlacalco y el músico Javier Lara. Acerca de la variedad de museos, Ramírez escribe en su texto “El Centro: Explosión Cultural”: “…hay museos en el Centro Histórico de tutti frutti para prestar, dar, recibir, jugar y recortar: van desde el Palacio de Bellas Artes –al desaparecer la Pinacoteca Virreinal, su acervo ayudó a enriquecer el actual Museo Nacional de Arte--, hasta el Museo del Zapato, el de la Comida, el de los Luchadores, el del Juguete, el MAP (Museo de Arte Popular), el de la Policía, el Palacio de Iturbide, el de la Fotografía, el de la Caricatura, etc. Unos chafitas y otros muy fífiris nais, unos fresas y otros muy dark, pero el chiste es que hay para todos los gustos y todas las actividades. “Aquí, se los jóvenes buscan música electrónica tiene recintos a donde acudir; si quieren música guapachosa contemporánea, la hay; si son artistas plásticos multiculturales le llegan a los alebrijes; si son alternativos ahí está el Clauselito; si son músicos con formación académica, hay música antigua, se dan conciertos en la iglesia de Regina, Santo Domingo o del Buen Tono. Si son grafiteros, están los muros de algunas construcciones del llamado corredor cultural Regina. Claro que es medio corredor cultural, pero hay mucho ambiente de reventados y algunos bohemios.” Y de todo ello da cuenta la guía en Internet, diseñada por Rigoberto de la Rocha, director de arte de Editorial Mapas. La página, que ya está disponible, fue presentada el pasado miércoles 18 por el jefe de gobierno Marcelo Ebrard Casaubón. Viaje al pasado La página ciudadana La Ciudad de México en el Tiempo es, a decir de sus organizadores, “un espacio abierto para compartir fotografías, anécdotas e información” sobre el Distrito Federal. Aquí los documentos se clasifican en dos grandes bloques: fotografías y videos. Las fotografías se dividen a su vez en temas o por tipo de imagen: desde las alturas, fotos panorámicas; la ciudad en blanco y negro; la ciudad a color, y un apartado para 1968. Hay sorprendentes vistas de los volcanes sin contaminación y avenidas sin tráfico o con tranvías, como los que circularon por Calzada de Tlalpan antes del metro. Se ven todavía varias zonas verdes, además de la avenida Reforma con sus palacetes y el Palacio de Bellas Artes. Son los usuarios quienes suben las imágenes y aportan con sus comentarios información. Por ejemplo, acerca del distribuidor vial “Los Hongos”, ubicado entre Río San Joaquín, Ejército Nacional, Newton, Mariano Escobedo, Thiers y Sudermann, señalan que se ocuparon 70 mil metros cuadrados para esa obra, hecha en el gobierno de Manuel Ávila Camacho, cuando “la maquinaria del Estado era otra y pasaban sobre quienes tuvieran que pasar con tal de realizar obras públicas”. Otro internauta dice que se evitó “el trazo natural del Periférico a la altura del Conservatorio Nacional de Música, creando una aguda curva que todos conocemos en Polanco. ¿Y por qué? Para evitar la destrucción de la casa de su madre Eufrosina Camacho, que estaba en ese lugar”. Hay imágenes de la visita a México de la actriz Marilyn Monroe, en 1962, y la del entonces presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, el mismo año. También de personajes famosos (actores) o populares, quienes desempeñaban oficios, calles y edificios, entre ellos el desaparecido La Mariscala, en la esquina de avenida Hidalgo y San Juan de Letrán, demolido tras los sismos de 1985. Se ve, además, la desaparecida recreación de la Acequia Real, en la calle Corregidora, El capítulo de 1968 es un contraste entre la movilización estudiantil y la masacre del 2 de octubre en Tlatelolco y la fiesta de las Olimpiadas. Suman cientos de fotografías y hay 36 videos. Igualmente se ve ahí la visita de Kennedy, o el fallido proyecto para usar las vías del tren que venía de Cuernavaca, o un trolebús que iba de Magdalena Contreras a Cuatro Caminos, y fragmentos de la película Lola de María Novaro, que tiene como escenario principal a la Ciudad de México. Este tercer caso es un paseo virtual, pero también un viaje hacia el pasado, porque la mayoría de las imágenes son antiguas, aunque no necesariamente en blanco y negro (algunas sólo son de unos años atrás). En suma, los tres proyectos son una puerta para conocer y apreciar más a la Ciudad de México y su Centro Histórico.

Comentarios