Cineastas mexicanos con Sicilia en Los Ángeles

martes, 14 de agosto de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Los cineastas mexicanos Sergio Arau, Alfonso Cuarón, Guillermo Del Toro, Alejandro González Iñárritu, el actor y realizador Diego Luna, y las actrices Kate del Castillo y Yareli Arizmendi se unieron este lunes 13 de agosto a la Caravana por la Paz con Justicia y Dignidad, encabezada por el poeta Javier Sicilia, la cual recorre 27 ciudades de Estados Unidos para protestar por la narcoviolencia y los efectos migratorios de la guerra contra las drogas. En entrevista con Apro, Arau, director del filme Un día sin mexicanos, comentó que “esta guerra contra el narco es una pendejada”, por lo cual considera absurdo que continúe. “Es importante gritar, hacer ruido y llamar la atención hacia situaciones que realmente importan”, agregó. --¿Qué efecto cree que pueda causar la Caravana en Estados Unidos, ya que usted también es un activista sobre todo en la cuestión de los indocumentados? --Estoy convencido de que Estados Unidos tiene mucho que ver con la guerra contra el narco. La política exterior de esta nación sigue siendo la misma. Hay más guerras irregulares de las que había cuando estaba Bush. Es lógico que la Caravana quiera ir a Washington. Honestamente creo que todo lo que hay detrás es demasiado pesado, pero si creo necesario hacer ruido y llamar la atención y sobre todo que la opinión pública este esterada. Ayer, González Iñárritu destacó que se adhería como ciudadano mexicano “porque esta caravana y la voz de Sicilia, la cual representa a millones de mexicanos, no proviene del resentimiento, ni de la acusación, proviene de la única razón de poder expresar este dolor para que pueda ser escuchado, pueda ser entendido y a partir del entendimiento que nazca la compasión, la reconciliación y el replanteamiento de las instancias ante este problema de ambos países que son las drogas y los muertos”. Argumentó el realizador de Amores perros, 21 gramos, Babel y Biutiful que es importante “que nos unamos como ciudadanos estadunidenses y mexicanos porque ninguno de los que nos hallamos aquí estamos exentos de la posibilidad del dolor que los compañeros de la caravana aquí presentes han sufrido”.

Comentarios