¿El mundo necesita súper héroes?

martes, 14 de agosto de 2012 · 13:30
MÉXICO, D.F. (apro).- Hace algunos días, el comediante y comentarista político Bil Maher se quejó amargamente desde su cuenta en Twitter sobre la valoración que hicieron algunos críticos sobre la película Batman. Maher decía que no era posible que los críticos serios dijeran que la cinta de Christopher Nolan sobre el hombre murciélago tuviera atinados comentarios sociales porque, básicamente, era una estúpida película de Batman. Lo anterior sólo es un indicador del cambio cultural que se vive, y que, parafraseando, a Alessandro Baricco, únicamente puedo decir: Han llegado los bárbaros, al menos en cuanto al mundo del cómic se refiere. Los cómics ya no son lo que eran antes, han evolucionado de tal manera que podemos encontrar verdaderas joyas literarias en su forma más sofisticada conocida como Novela gráfica, cuyo trasfondo deja atrás todo tema infantiloide para abordar aspectos existenciales del ser humano. La trilogía sobre Batman de Christopher Nolan es un reflejo de esta situación. Y eso es muy desconcertante para muchos, de la misma manera que El señor de los anillos de J.R.R. Tolkien es visto con desconfianza por muchos críticos serios cuando se insinúa que puede ser una de las mejores obras del siglo XX. En la última década hemos visto desfilar grandes producciones cinematográficas donde se replantea la figura del súper héroe como un ser moralmente intachable y emocionalmente estable. En un mundo que tiende a desacralizar todo, resulta curioso que la figura del héroe sobreviva, lo cual habla del anhelo de la sociedad por ser rescatada. Con Batman de Nolan, la serie de cintas sobre súper héroes llega a un nivel que pocos se esperaban, superando incluso al Batman de Tim Burton. Y es precisamente en este Batman en donde se aborda a profundidad la figura del héroe y se contrapone a los intereses colectivos: El héroe es una figura que si bien se sacrifica por la gente, posee un ego enorme que lo aleja de la perfección. Por otro lado, la voluntad del pueblo es caprichosa e incluso puede llegar a ser cruel. Así que nos topamos con un estira y afloja entre lo individual contra lo colectivo, donde cada uno es potencialmente un tirano. La última semana se ha venido comentando que los estudios Warner Bros quieren que Ben Affleck dirigida una nueva cinta de súper héroes: “La liga de la justicia”. Interesante decisión. Los productos culturales fantásticos y de ciencia ficción se impregnan cada día de visiones más personales, e invaden la esfera de la “alta cultura” que antes estaba reservada para otro tipo de temas. La vida actual necesita de la fantasía que envuelve al contexto de los súper héroes, para bien o para mal, y qué mejor que existan obras como Batman de Nolan que resulten sobresalientes. En un mundo donde un comediante como Bill Maher y no un politólogo sea una de las personas más influyentes en materia política en Estados Unidos, hay igualmente en la “alta cultura” un lugar para una película de súper héroes. A veces se nos olvida que la cultura también está sujeta a la transformación constante, y queremos que las expresiones culturales se mantengan. Pero los bárbaros han llegado para transformarlo todo. Eso es una realidad. Y hablando de héroes y súper héroes, nos espera la nueva película de Superman y una posible trilogía de El Hobbit. Así que habrá tela de dónde cortar por algunos años más.

Comentarios