Exigen investigadores la renuncia del director del INAH

martes, 14 de agosto de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Investigadores y arquitectos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) exigen la renuncia del director Alfonso de María y Campos Castelló y de la coordinadora de Antropología, la arqueóloga Nelly Margarita Robles García, debido al presunto descuido en el resguardo de monumentos y zonas arqueológicas. Además, a las 13:00 horas de este martes, los docentes y especialistas partieron del Museo Nacional de Antropología --el cual tienen tomado desde el 23 de julio-- a Los Pinos para entregar una carta al presidente Felipe Calderón, donde manifiestan su rechazo al “capricho” del titular del INAH de construir un museo sobre la plataforma prehispánica donde se encuentran las Yacatas en el sitio arqueológico de Tzintzuntzan, Michoacán. En rueda de prensa, Felipe Echenique, Guillermo Molina, Marcela Pérez Cruz, Carlos Santos Rodríguez y Rosa María Venegas informaron que han buscado dialogar con las autoridades del INAH y con el secretario de Educación Pública, José Ángel Córdova Villalobos, y no ha habido respuesta. Rememoraron que desde 2005 han sido testigos del incumplimiento de la legislación y reglamentación vigentes, con el aval del Consejo de Arqueología, “que ha impulsado una serie de políticas mercantilistas y destructoras del patrimonio cultural, instrumentadas en todo el país por las coordinaciones nacionales de Arqueología y Monumentos Históricos”. Denunciaron “un grave perjuicio que los monumentos arqueológicos e históricos están sufriendo, a consecuencia de errores y omisiones por parte de las máximas autoridades del INAH.” A pesar de los reiterados intentos por detener el detrimento al patrimonio, y por obtener información sobre las obras que dañan a los sitios arqueológicos y monumentos históricos, solamente han encontrado por respuesta “su irresponsabilidad y desdén de los responsables”. Por todo ello, los académicos del INAH “nos hemos visto orillados a ocupar el emblemático Museo Nacional de Antropología, en donde desde el pasado 24 de julio hemos alentado el acceso libre y gratuito a todos los visitantes, tanto a las salas permanentes como a la exposición temporal Samurái. La construcción de un museo sobre un basamento prehispánico en la zona arqueológica de Tzintzuntzan, así como la colocación de un techo metálico sobre el Fuerte de Guadalupe, en Puebla, fueron los principales detonadores de toda una jornada de denuncias emprendidas por los investigadores y arquitectos que conforman este Instituto. El 30 de julio, tanto académicos como arquitectos del INAH entregaron conjuntamente una carta dirigida al secretario de Educación Pública con sus demandas. En el documento, de 19 puntos, argumentan su defensa y resguardo del patrimonio cultural. “Desde entonces la petición de diálogo con el secretario de la SEP no ha sido atendida, desconociendo su responsabilidad, al remitirnos con funcionarios del propio INAH. “La respuesta de estos últimos ha sido la de amedrentar, al enviarnos a personal de la Coordinación Nacional de Recursos Humanos, en franca vigilancia y abogados sin credencial que los identifique, mientras que la SEP se ha limitado a enviar funcionarios del área de Atención Ciudadana, como si el INAH no formara parte de su área de competencia.” Una nueva misiva firmada el 6 de agosto reitera su solicitud de recibir por escrito la respuesta a sus demandas, así como la designación de funcionarios de la SEP como interlocutores, plenamente facultados para analizar y resolver los problemas ocasionados por los funcionarios del INAH. Reiteraron que desde el nombramiento del actual director del INAH, el deterioro del patrimonio histórico y arqueológico ha escalado sustancialmente. En el Museo Nacional de Antropología han sumado, en defensa del patrimonio cultural, más de 30 mil firmas de apoyo, las cuales se siguen recabando. Como parte de las acciones que han emprendido en esta “jornada de protesta y denuncia”, han ofrecido una serie de actos culturales gratuitos (visitas guiadas, charlas, conferencias y talleres) por parte de los especialistas. También diversos académicos e intelectuales han redactado una carta en defensa del patrimonio arqueológico e histórico. El movimiento es apoyado por el Colectivo Sindical de Educación y Cultura, provenientes del Instituto Nacional de Bellas Artes, el cual está integrado por las siguientes delegaciones: D-III-22 ATM del INBA, D-III-227 ATM del INBA, D-III-188 grupos artísticos del INBA, D-II-BA-14 investigadores del INBA, D-II-BA-11 Escuela Superior de Música del INBA, así como la delegaciones D-III-20 Bibliotecas de la SEP zona Sur, y la D-239, trabajadores del CENART. Además, del Frente de Delegaciones Democráticas de la Sección XI del SNTE, que incluye a trabajadores del INBA, del IPN y de la SEP, y también los de la Coordinadora Nacional de Sindicatos Universitarios, de Educación Superior, Investigación y Cultura, en donde está integrado el Colectivo y sindicatos tales como STUACH, SUTIN, SITUAM, SUNTUAP, SITUACM, SPCPCH, entre otros. En la última reunión de delegados de todo el país se ratificó continuar con el plantón, en tanto no se reciba una respuesta formal de la SEP. En esa reunión se acordó solicitar la renuncia de De Maria y Campos Castelló, Robles García y de Arturo Balandrano Campos, coordinador nacional de Monumentos Históricos, junto con los actuales integrantes que conforman el Consejo de Arqueología. Así finalizaron: “Nosotros, antropólogos, arqueólogos, arquitectos, historiadores, etnólogos, lingüistas, etno-historiadores, antropólogos, físicos, biólogos, paleontólogos y químicos nos mantenemos firmes en este movimiento en defensa de nuestro futuro. Por la defensa de una nación que dignifica su patrimonio.”

Comentarios