"Escobar: El patrón del mal", teleserie contra el olvido

viernes, 4 de enero de 2013
MÉXICO, D.F. (Proceso).- Carlos Moreno, el realizador de la película El cártel de los sapos, también dirigió la apuesta más ambiciosa de Caracol Televisión para 2012: Pablo Escobar: El patrón del mal, basada en el libro La parábola de Pablo. Auge y caída de un gran capo del narcotráfico, del periodista y exalcalde de Medellín Alonso Salazar J. Igual, Caracol buscó a Moreno, quien accedió a realizar la producción de la famosa serie colombiana que entre investigación y rodaje tardó un año de trabajo”, cuenta a esta reportera el director de los 113 capítulos que en Colombia y Estados Unidos se estrenó el 28 de mayo y finalizó el 19 de noviembre. En México se proyectan por Unicable dos capítulos de lunes a viernes, a partir de las 19:30 horas, repitiendo a las 12 de la noche hasta el 4 de enero próximo, para después exhibir un episodio por día. Pablo Escobar: El patrón del mal cuenta con más de mil 300 actores y fue grabada 100% en exteriores, en más de 500 locaciones colombianas y en Miami. Un buen número de series bastante atractivas sobre el narcotráfico ha producido Colombia, como Rosario Tijeras, El cártel de los sapos y Las muñecas de la mafia (de los libros de Andrés López López), El capo y Sin tetas no hay paraíso, por lo cual se le pregunta a Moreno por qué estos proyectos son tan exitosos, y relata que si bien capturan gran número de televidentes, también existe fuerte rechazo hacia esta temática que ha manchado de sangre a Colombia: “Mucha gente no quiere saber más de esto, y de alguna manera tiene razón. Las series son productos muy comerciales para los canales y los productores. Muchos creen que dan una mala imagen del país, igual una película; pero creo que la buena o mala imagen que pueda tener el país está en otros factores, no en el cine. “El asunto es que a nosotros nadie nos ha explicado realmente qué ha pasado con el narcotráfico en Colombia, aquí los medios de comunicación y el Estado han quedado en deuda con el pueblo, y todos queremos saber realmente qué ha pasado y qué pasa con todos nuestros muertos, pienso que las series ofrecen algunas pequeñas explicaciones y por eso las ve el público.” Cada capítulo de la serie abre con una voz en off advirtiendo: “Quien no conoce su historia está condenado a repetirla”, dando paso al reggaeton de Yuri Buenaventura que en su larga exhortación dice: Mi patria no cae, tropieza y resbala, se pone de pie, se limpia la cara. Contaré esta historia una y mil veces, no la borres de tu mente por nuestros muertos que cayeron vilmente… –¿Cómo pensó la forma de narrar así la serie Pablo Escobar: El patrón del mal? –La productora de la serie Juana Uribe siempre dejó muy claro que la serie era desde el punto de vista de las víctimas, algo que no se había hecho seriamente en Colombia. Pablo Escobar nunca había sido abordado por la ficción, es un personaje que influyó de manera violenta en el país, y Juana hablaba de Pablo Escobar como un fenómeno que no deberíamos volver a tener en Colombia, es decir, que la serie debería producirse y contarse para que esto no volviera a ocurrir. “Por las condiciones políticas sociales de ese momento, Pablo Escobar de alguna manera muy estratégica logró tener arrodillado al Estado y a las clases dirigentes, y esa es la imagen que se conoce de él. La imagen de Escobar simboliza lo que considero la única revolución social que hemos tenido en Colombia: el narcotráfico, la forma como las clases populares han tenido la oportunidad de acceder al poder o a la riqueza, así sea por las malas o violentamente.” Para Moreno, tanto Pablo Escobar: El patrón del mal y la cinta El cártel de los sapos “son la cosecha de tres años de trabajo muy duro”.

Comentarios