Hombres y máquinas al límite, en Discovery

martes, 15 de octubre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Discovery produce la segunda temporada de Aventura 4X4: México. Esta producción pone a prueba los límites de hombres y máquinas al penetrar en lugares donde ningún vehículo automotor ha llegado jamás, a través de los imponentes paisajes de México. Se ven zonas naturales del país poco conocidas y que difícilmente se pueden visitar. El estreno es el 15 de octubre a las 21 horas. Se proyectará todos los martes a la misma hora. Son 10 episodios, los cuales son muy entretenidos y dinámicos. El primero se titula Lejos de los turistas. Aquí, Bill y Gary, audaces viajeros, atravesarán 100 kilómetros del desierto más árido de México hasta su primer puesto de control en medio de las dunas. En este lugar, las temperaturas se elevan más allá de los 40 grados, lo suficientemente caliente como para hacer estallar en llamas el motor del vehículo. Más tarde, la travesía va de mal a peor, cuando los frenos empiezan a fallar durante un recorrido nocturno. Finalmente, deberán enfrentar el mayor reto de todos: descender un cañón de 70 metros. Al parecer, será necesario algo más que reflejos rápidos para alcanzar el mar. Sigue Plataforma en el cielo, donde Bill, Gary y Ruby  (su atomóvil) se trasladan hasta las montañas de la Sierra Juárez en el estado de Oaxaca: una abrupta e impresionante cordillera situada a mil 800 metros sobre el nivel del mar que se extiende hacia el este del país. Siguiendo una antigua ruta indígena hacia una plataforma rocosa considerada sagrada, nuestros intrépidos se encuentran con un laberinto pétreo donde gigantescos bloques de granito amenazan con atascar, volcar o incluso aplastar su vehículo a cada recodo del camino. Más tarde, perdidos en medio de un tupido bosque de montaña, Bill y Gary deberán confiar únicamente en sus propios medios para encontrar una salida. Finalmente, los aguerridos exploradores consiguen llegar a la base de la plataforma, pero una vez allí la escalera de piedra de 500 metros de altura que conduce hasta la cima, podría representar un reto insalvable. El siguiente capítulo, Valle no explorado, es Baja California. Gary y Bill viajan hasta un valle tan remoto que ni siquiera tiene nombre y no había sido visitado por vehículo alguno antes de la aparición de Ruby. Para llegar al sitio, el trío deberá cruzar el impredecible y traicionero río Hardy, mismo que corre a lo largo de 26 kilómetros atravesando el Valle de Mexicali. Con aguas tan profundas que impiden vadearlo, la única esperanza de las expedición es sumergir parcialmente a Ruby y rezar para que consiga salir avante. Y aun si no son arrastrados por la corriente, todavía se interpone en su camino la Laguna Salada, una planicie salina de cuatro mil kilómetros que representa una abrasadora trampa lodosa rodeada de montañas. Si logran salir de allí podrán dirigirse hasta su meta: una pared de roca de 35 metros. A continuación, en Cráteres, Gary, Bill y Ruby se aventuran al interior de un cráter que fue usado por la propia NASA para entrenar a los astronautas para los descensos lunares. El increíble pico volcánico situado en su centro nunca había sido escalado por un vehículo y parece casi imposible lograrlo, pero habiendo llegado tan lejos, sería muy decepcionante darse la vuelta sin intentar el ascenso. Recorriendo algunas de las formaciones rocosas más afiladas y extrañas que hayan visto en su vida, la expedición deberá lidiar con neumáticos desgarrados, paredes de lava, conos de ceniza, y túneles volcánicos colapsados, todo ello bajo un calor de 50 grados. Su meta final es una caverna masiva formada por cráteres. En Cataratas, Bill y Gary se dirigen ahora hacia una laguna sagrada nunca antes visitada por un vehículo automotor. Para llegar hasta allí, tendrán que sortear los sinuosos y peligrosos ríos de la selva de Los Tuxtlas, situada al este de México, misma que, según leyendas locales, está protegida por fuerzas sobrenaturales. Pero si el tener que sobrepasar los ríos a pie ya representa un reto bastante fuerte, el manejar a través de ellos requerirá un nuevo nivel de habilidad. Para evitar que el agua entre en el motor, así como la mordedura de varias especies de serpientes venenosas, las cuevas infestadas de murciélagos y algunas lagunas de engañosa profundidad, la expedición se verá obligada a adoptar algunas soluciones extremas. Así, por ejemplo, para descender de un valle con pendientes sumamente inclinadas, Ruby necesitará balancearse como un péndulo entre los peñascos para llegar hasta la remota laguna, lo que significa que las ruedas deberán ser retiradas. Selva es otro episodio. Se verá a Gary y Bill, quienes se dirigen a toda velocidad hacia la impenetrable jungla mexicana para ser los primeros en conducir un automóvil hasta un lago formado en el interior de un cráter volcánico, del que se dice fue un lugar predilecto para efectuar sacrificios humanos. Gary planea usar la selva como su supermercado privado, proveyéndose de toda la comida y refugio necesarios, mientras que Bill ve en ella una oportunidad, utilizando las lianas y árboles como columpios para impulsar a Ruby a la manera de Tarzán a través de estos difíciles terrenos. Sin embargo, la combinación de vegetación hostil, cocodrilos de cuatro y medio metros, serpientes venenosas, insectos y rocas ocultas puede convertirse en una pesadilla tropical sin fin… Los siguientes capítulos son La costa de los piratas, La montaña más alta, Detrás de las cámaras I y Detrás de las cámaras II.

Comentarios