INAH anuncia sanción por construcción de Museo del Chocolate en Chichén Itzá

jueves, 17 de octubre de 2013
MÉRIDA, Yuc. (apro).- La directora general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), María Teresa Franco y González Salas, adelantó que la institución sancionará con una multa que oscila entre los 10 mil a 50 mil pesos a la empresa Choco Story Chichén SA de CV por la construcción, sin autorización, de un museo del chocolate en la zona arqueológica de Chichén Itzá. Dijo que el proceso jurídico sigue abierto y advirtió que no habrá marcha atrás en la demolición de esa obra, que quedó inconclusa, y se restituirá el daño. Reconoció que la sanción económica que se le podría aplicar a la empresa infractora es mínimo comparado con la afectación al patrimonio nacional que pudiera haber causado, por lo que anticipó que el INAH trabaja “en una propuesta de ley para incrementar esos montos, que son reducidos, y lograr que se aumenten las sanciones económicas por la vía legal”. Consideró que fue correcto el procedimiento seguido en Yucatán contra la construcción de un museo en terrenos aledaños a la zona arqueológica de Chichén Itzá. “Nuestro proceder fue muy claro: aplicamos la ley porque el proyecto se inició sin autorización y, como consecuencia, se decidió que las palapas ya construidas serán demolidas, además de imponer una sanción económica”, subrayó. Entrevistada en el Gran Museo Maya de Mérida, luego de inaugurar el coloquio “La Relación Sociedad-Naturaleza entre los Mayas” que se lleva a cabo en el marco de del Festival Internacional de la Cultura Maya (FICMaya), la funcionaria señaló que el llamado museo del chocolate en Chichén Itzá fue un proyecto que se inició sin autorización del INAH. “Incluso, desde febrero del presente año, se advirtió a la empresa responsable que debía suspender los trabajos, al detectarse labores de desmonte en los terrenos. Sin embargo, ignoró el aviso y continuó con la obra, lo que obligó a colocar sellos de suspensión”, dijo. Añadió que todo el procedimiento legal, desde el primer momento, está documentado y avala la actuación del Centro INAH-Yucatán, que intervino en protección del patrimonio arqueológico apenas se tuvo el reporte de la obra. Destacó que hay una denuncia en la Procuraduría General de la República (PGR), iniciada por la propia autoridad judicial con los elementos que aportaron los arqueólogos a cargo, aunque de manera directa el INAH no interpuso alguna. Por otra parte, dio a conocer que este año se cuenta con 280 millones de pesos para continuar con la conservación y difusión del patrimonio paleontológico, mantenimiento de zonas arqueológicas y rescate de la naturaleza en los cinco estados que comprenden la región maya de México. Indicó que se están elaborando los proyectos de trabajo para todo el país, y “el INAH trabaja en una propuesta integral para todo Yucatán”, aunque se prevé una mayor inversión encaminada a Chichén Itzá.

Comentarios