Denuncian baja calidad en el Instituto Andrés Soler

martes, 22 de octubre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Alumnos del legendario centro actoral Instituto Andrés Soler dejaron de ir a clases como protesta por la baja calidad del centro. Exigen la restitución del ahora exdirector, la salida de la planta docente y la devolución de su dinero. Las quejas del alumnado iniciaron el 14 de octubre, cuando se destituyó a Alberto Castillo como director del instituto, pues no se les tomó en cuenta, dicen. A esto siguió una protesta con pancartas el jueves 17, y ahora piden la devolución de su dinero. El Instituto Andrés Soler fue fundado en 1951 por Jorge Negrete, Rodolfo Landa y José Ángel Espinoza Ferrusquilla,  y por más de seis décadas ha sido semillero de actores reconocidos. Entre ellos destacan como egresados Héctor Suárez, Julio Alemán, Carlos Bracho, Alberto Estrella, Erick del Castillo, Mario Almada, Alejandro Suárez y María Teresa Rivas, por nombrar sólo a algunos. Sin embargo, la calidad educativa de la institución ha decaído, según da cuenta una alumna del último año de actuación. A decir de Noemí Cid, alumna que recursa el último año del Diplomado de Actuación de esa escuela, por lo menos 70 de sus compañeros —de una plantilla de 80 alumnos— dejaron de tomar clases desde la semana pasada en protesta por el proceder del consejo directivo de la escuela. “Estuve con alumnos, la semana pasada decidimos no entrar a clases porque no se respetaron los acuerdos del consejo estudiantil, que eran mantener al director y la planta docente, ellos llegaron a poner un muy buen nivel educativo, y no se nos hizo injusto que salieran. “El jueves pasado hicimos una protesta colocando pancartas frente a la escuela y solicitamos la devolución del dinero, también lo pedimos ayer y se nos negó. Dijeron que el miércoles darían una respuesta”, concluyó. El diplomado dura tres años, con un ciclo escolar de dos semestres y con costo de mensualidad de 2200 pesos más 1680 por inscripción anual. Al respecto, Alberto Castillo explica que hace siete meses colocó una plantilla de 15 nuevos profesores, todos actores en activo y con soporte académico para la enseñanza de actuación. Los alumnos se mostraron satisfechos. Explica que fue él quien llamó a algunos alumnos egresados, al darse cuenta de la mala calidad con la que salieron. Varios aceptaron, entre ellos Noemí Cid, y recursaban tercero apoyados con media beca. Sin embargo, el pasado jueves 10 de octubre lo corrieron, principalmente por presión de la contadora Alicia Cruz Morán, dice, con el alegato de que “manipuló a alumnos”. “El 10 de octubre el licenciado Andrés Bobadilla, que trabaja para Bárbara Gil, me pidió mi renuncia y el motivo es por manipulación de alumnos, me dio 10 minutos para sacar las cosas de la oficina. No firmé nada porque me dijo que mi renuncia se haría el siguiente lunes, sólo le avisé a los maestros, quienes decidieron salirse en apoyo. Para el lunes 14 los alumnos decidieron que ya no irían. Yo supe que el viernes pasado fueron sólo ocho personas a tomar clases. “Cuando los alumnos deciden no ir no es porque me destituyeran a mí o a los maestros, sino porque se sienten enojados y engañados porque el consejo directivo no los toma en cuenta ni se preocupa por su educación.” Apro solicitó hablar con el director o representante del Instituto Andrés Soler. Por teléfono, una voz femenina respondió que sólo el director daba esa información sin poder dar el nombre del mismo. Ante la insistencia, la persona que contestó dijo ser la contadora Alicia Cruz, pero que ella no era la indicada para hablar al respecto. El instituto —que es una asociación civil— se conforma por un consejo directivo presidido por Bárbara Gil, actriz. Se lee en el portal web: “Nuestro instituto es una escuela de actuación que cuenta con los mejores planes de estudio, una plantilla docente de graduados en sus especialidades, con un alto nivel de profesionalismo y compromiso con el estudiante indispensables para la formación teatral. “A lo largo de nuestra trayectoria nos sentimos orgullosos de contar con más de mil egresados, que han logrado interpretar  papeles protagónicos en los diferentes de comunicación como son televisión, cine, teatro, radio, doblaje, etc.” “Los únicos que la pasan mal aquí son los alumnos, hay muchos foráneos, tanto del Estado de México como de otros estados, y se me hace injusto por la gente que maneja el instituto, porque (los actuales directivos) no se preocupan por la calidad y el prestigio que está detrás del Andrés Soler, sólo del dinero”, finaliza Alberto Castillo.

Comentarios