Donan al INAH archivo histórico de Jesús Galindo y Villa

miércoles, 30 de octubre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) recibió en donación el archivo del ingeniero, historiador y museólogo Jesús Galindo y Villa (1867-1937), el cual pasará a formar parte de los acervos del Archivo Histórico del Museo Nacional de Antropología (MNA). En una ceremonia realizada hoy al mediodía en MNA, Carmen Funcia, nieta del destacado académico, hizo la entrega simbólica del acervo a María Teresa Franco, directora del INAH, quien estuvo acompañada por Antonio Saborit, director del museo, destacó la dependencia en un comunicado. Franco agradeció la generosidad de la familia de Galindo y Villa, y se comprometió a resguardar la obra y memoria de quien fue catedrático en las materias de historia, geografía y archivonomía en el antiguo Museo de Arqueología, Historia y Etnografía (que se encontraba en la calle de Moneda en el Centro Histórico y dio origen a los museos nacionales de Antropología, de Historia y de las Culturas), así como en la Escuela Nacional Preparatoria, Escuela de Altos Estudios de la Universidad Nacional, Conservatorio Nacional de Música y Escuela Superior de Comercio y Administración. Una semblanza realizada por la historiadora Josefina Zoraida Vázquez para la Academia Mexicana de la Historia refiere que las numerosas cátedras de Galindo y Villa no impidieron que se desempeñara también en puestos administrativos como director del Museo Nacional de Arquitectura, de la Academia de Bellas Artes, Conservatorio de Música, Archivo de la Secretaría de Relaciones Exteriores, y dos veces regidor de la Ciudad de México, entre otros. La investigadora lo describe como un “historiador de gran vocación, pero de múltiples inquietudes, sus obras abarcan diversos campos, de la arqueología a la crónica, las disquisiciones bibliográficas, la biografía, la historiografía y el arte”. Y destaca: “A pesar de su meticulosidad y cuidado, los estudiosos han descubierto en sus comentarios, notas y apostillas a su ejemplar personal ‘El verdadero Juárez’, de Francisco Bulnes, un aspecto desconocido de la personalidad de don Jesús Galindo y Villa: su antiporfirismo y su republicanismo progresista, a pesar de los honores que había recibido de la dictadura. Por desgracia sus comentarios no llegaron a publicarse.” La directora del INAH recordó que Galindo y Villa ingresó al Museo Nacional de Arqueología, Historia y Etnografía en 1887 como copista y llegó a ser su director en 1915. El acervo está conformado por parte de su biblioteca, archivo documental, fotografías y una colección de placas de vidrio. Se trata de un material que “da cuenta de su herencia a la historia, a la arqueología y a la geografía, pero también se muestra al ser humano pleno que era, al compañero de trabajo, al padre de familia y al amigo. Sin duda, la colección fotográfica constituye un aporte a la historia de la fotografía en nuestro país”, destacó la funcionaria. También destacan cuadernos de notas, libros, reseñas y artículos de la autoría del ingeniero; recortes de prensa; libros de historia, arqueología, geografía, literatura, religión y viajes. En total, son 65 escritos, artículos, notas y libros que van desde 1886 hasta 1954, y 142 ediciones en español, inglés, francés y alemán, con temas diversos de historia y geografía, fundamentalmente. El INAH resaltó que entre los materiales bibliográficos se encuentran Contribución al estudio sobre reformas a la organización política y municipal del Distrito Federal, publicada en 1911, así como su Historia sumaria de la Ciudad de México, de 1925, obras que ya no se consiguen en la actualidad. Antes de firmar el acta formal de entrega, Carmen Funcia habló en nombre de su familia. Consideró un honor ceder al MNA el material que perteneció a su abuelo y que por azares del destino se encontraba en su poder. Su idea, dijo, es proteger el legado de un hombre apasionado por su país y compartirlo con los estudiosos de México. A su vez, otra de las nietas de Galindo y Villa, Rosario, leyó una carta de amor escrita por el académico a su esposa con el estilo romántico propio del siglo XIX. El archivo donado incluye 413 placas de vidrio con imágenes de sitios arqueológicos, volcanes, personajes ilustres, instrumentos musicales y dibujos, así como el Álbum de antigüedades indígenas, y su estudio sobre la primera exploración de Zempoala.

Comentarios