Rita McBride en el Museo Tamayo

martes, 12 de noviembre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Rita McBride, estadunidense nacida en Des Moines, Iowa, 1960, presenta actualmente la muestra Transacción pública en el Museo Tamayo Arte Contemporáneo. Cuenta con 26 piezas de gran formato realizada en 25 años. Dividida en dos ejes, incluye la escultura como monumento, y recurre a los cambios en la definición de la escultura en los años 60 y 70, el acercamiento que tiene la artista al concepto Corbusiano (Le Corbusier) de equipamiento,  resaltando la funcionalidad de los elementos arquitectónicos. Su propuesta se basa en la transformación a objetos estéticos despojándolos de su función. Su práctica escultórica hace referencia a estructuras sociológicas o culturales en relación con la arquitectura y el diseño analizando las posibilidades contextuales de la intervención urbana. McBride  tiene un interés particular por trabajar la arquitectura, ya que  en ésta transcurren nuestras vidas cotidianas; es por ello que el espectador  transita por las salas  de manera ágil, sorprendiéndose de la transformación estética de elementos arquitectónicos y funcionales con los que estamos familiarizados pero convertidos en esculturas estéticamente armónicas y simples. El principio de equipamiento relacionado con Corbusier, se refiere al mobiliario y la decoración interior en la arquitectura. La curaduría estuvo a cargo de Magnolia de la Garza y Julieta González, quien manifestó que ésta es la primera muestra de la artista en nuestro país y que fue concebida como una gran instalación, en la cual el soporte principal es la pieza Recaída, alabeo un gran salto a lo “prohibido” 1994-2013. Una museografía implacable y cuidadosa permite la interacción del público. Los objetos y los espacios creados por la artista ofrecen un equilibrio estético sorprendente, llevando al espectador  a una síntesis visual intensa y particular. La obra seleccionada  ofrece un panorama amplio del trabajo de McBride, quien retoma conceptos de la arquitectura moderna, y para las series de esculturas toma la forma de plantas de interior, tragaluces, ductos de ventilación, estructuras de estacionamiento, cajas de electricidad y telecomunicaciones. Una de las piezas que la artista incluye ahora es Toyota, realizada en 1990, cuando el diseño de carros ya estaba computarizado. Ella realiza con este diseño una versión artesanal realizada con madera, contradiciendo los cánones industriales de la fabricación en masa. También se exhiben una serie de hermosos tapices artesanales realizados en cooperación con artesanos oaxaqueños hace 5 años que, donde la propuestas de color y forma técnica y estéticamente se afirman. Las piezas que aluden a aparatos domésticos, rocolas, cajeros, etc., han sido concebidas como esculturas con trazos limpios y proporcionados; causan visualmente asombro, ya que han sido despojados de toda utilidad y propuestos como esculturas simples y bellas. El efecto que el espectador va sintiendo al recorrer la muestra es una oportunidad realmente interesante, pues invita a transformar la mirada funcional hacia el terreno estético y la curiosidad por desarrollar está facultad hacia el mundo que nos rodea. Otra obra de gran formato que se exhibe es Arena, creada en 1997, que consiste en una estructura que funciona como anfiteatro, hecha de módulos de madera que funciona para performances, presentaciones de danza, etc… Su obra se encuentra en colecciones como las del Museo de Arte Contemporáneo de los Ángeles, en la Librería Pública en New York y en el Museo de Arte de Queens (el MACBA, entre otros). Abierta al público hasta  marzo del 2014 en las salas 3 y 4 del museo, Paseo de la Reforma 51, Bosque de Chapultepec (METRO Auditorio).

Comentarios