Gana el escritor mexicano Álvaro Enrigue el Premio Herralde de Novela

lunes, 4 de noviembre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- El escritor mexicano Álvaro Enrigue ganó el 31 Premio Herralde de Novela por su novela Muerte súbita. La obra de Enrigue, seleccionada de entre 476 ejemplares, fue presentada al concurso bajo el seudónimo de Hamilton y el título “Patrón de todos los que estamos tristes”. Ambientada en el siglo XVI, la novela tiene como protagonistas al pintor italiano Caravaggio y al poeta español Francisco de Quevedo, quienes se enfrentan en un partido de tenis. La novela transcurre en un solo día, el 4 de octubre de 1599, cuando Caravaggio y Quevedo se encuentran en las canchas de tenis públicas de plaza Navona, en Roma, los dos duelistas singulares, explicó Enrigue en Barcelona, luego de darse a conocer el fallo del jurado, integrado por Salvador Clotas, Paloma Díaz-Mas, Marcos Giralt Torrente, Vicente Molina Foix y el editor Jorge Herralde. "Caravaggio, símbolo de la contrarreforma, tenía una idea muy moderna de la celebridad, de la fama, y en eso se parecía más a Warhol que a Miguel Ángel, y Quevedo era una figura sólida como defensor de la hispanidad, del catolicismo, del imperio", puntualizó. De acuerdo con el escritor, Caravaggio es un joven que descubre que la forma de cambiar el arte de su tiempo es a través de modificar la manera de pintarlos, y con este descubrimiento fundamenta el arte moderno. Su adversario es "un poeta español, tal vez demasiado inteligente y sensible para su propio bien". En resumen, apuntó, "ambos están en la cancha para defender una idea del honor que ha dejado de tener sentido en un mundo repentinamente enorme, diverso e incomprensible". Muerte súbita se juega en tres sets, con cambio de cancha, en un mundo que por fin se había vuelto redondo como una pelota. Para escribir la novela, Enrigue recurrió al primer registro documental de la palabra tenis, que se sitúa en un edicto de excomunión del obispo Edmundus Lacy fechado en 1451. "Pensé que una palabra que aparece por primera vez en una excomunión merecía una novela", apuntó. La novela de Enrigue –ganador del prestigiado Premio de Primera Novela Joaquín Mortiz en 1996, con La muerte de un instalador– está escrita en tercera persona por un narrador del siglo XXI, y en ella se ahonda en esos orígenes del tenis, que sirven a su autor para hablar del tránsito entre los siglos XVI y XVII. El Premio Herralde de Novela, dotado con 18 mil euros, es concedido anualmente en España por la Editorial Anagrama a una novela inédita en lengua castellana. Fue creado en 1983, y adopta el nombre del fundador de la editorial, Jorge Herralde. Enrigue es el cuarto escritor mexicano en ganar el Premio Herralde después de Sergio Pitol, Juan Villoro y Daniel Sada. Otros de sus libros son Hipotermia, Vidas perpendiculares y Decencia, así como el ensayo Valiente clase media. Dinero, letras y cursilería.

Comentarios