Murmus

miércoles, 6 de noviembre de 2013
MÉXICO D.F. (apro).- De los espectáculos del 41 Festival Internacional Cervantino que pudieron disfrutarse en la Ciudad de México Murmus, de la compañía Aurélia Thierrée & Victoria Thierrée Chaplin, es sin duda una de las más impactantes. Un trabajo que hace recordar la magia única del teatro, sin necesidad de grandes parafernalias ni artilugios. El Teatro Julio Castillo del Centro Cultural del Bosque fue el escenario donde se ofrecieron dos funciones de este extraordinario espectáculo lúdico y onírico, después de sus presentaciones en el Teatro del Estado de la ciudad de Guanajuato. Circo, pantomima, títeres, danza, objetos pero, sobre todo, el arte histriónico, se combinan en este montaje cuya principal virtud radica en la sencillez, a pesar del alto grado de dificultad de la diversas evoluciones físicas que los actores realizan en el escenario. Aurelia Thierrée, nieta del celebérrimo Charles Chaplin y bisnieta del dramaturgo estadounidense, premio Nobel de Literatura, Eugene O`Neill, es la protagonista de esta “historia” de mudanzas físicas y anímicas. Jaime Martínez (bailarín) y  Magnus Jakobsson (acróbata), acompañan a Thierrée en esta aventura escénica en la que hace honor a sus ilustres ancestros a través de una serie de escenas en las que prevalece la imaginación y la creación de atmósferas evocadoras de tiempos y espacios que rompen con la lógica de la cotidianeidad. Se trata de una obra en la que sutileza y elegancia se combinan con la espectacularidad de los grandes retos físicos que exigen algunas de las escenas que ponen de manifiesto la destreza y la disciplina de los ejecutantes. “Encuentro la vida real más surreal de lo  que soy capaz de admitir…el teatro me parece mucho más real, incluso si dura una hora y diez minutos”, afirma Aurelia Thierrée, en una frase que de alguna manera resume el concepto de Murmus. La obra, basada en la coreografía de Victoria Thierrée Chaplin y Armando Santin, se presentó por primera vez en Francia en 2011 y desde entonces se ha escenificado con mucho éxito en Italia, España e Inglaterra, entre otros países. La compañía tiene su origen en 1970 con el espectáculo Le cirque bonjour; posteriormente fundan Le cirque imaginaire y Le cirque invisible, caracterizados por una muy original aproximación al denominado “nuevo circo”, como lo constatan en Murmus, continuación de la puesta en escena que les dio reconocimiento internacional: L’oratorio d’Aurélia. En un mundo donde predomina lo impersonal y lo virtual, sin duda Murmus viene a ser un oasis de contacto humano y de sutil creatividad que toca fibras sensibles a través de este espectáculo que despierta la imaginación y el espíritu infantil.

Comentarios