Bravo merecía estar en el Colegio Nacional: Alberto Dallal

jueves, 7 de noviembre de 2013
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- El crítico de danza Alberto Dallal definió a Guillermina Bravo como “la máxima coreógrafa y organizadora de la que fue la mejor compañía de gran formato, representativa del país, sin ser oficial, de todos los tiempos, el Ballet Nacional”, porque “no sé de que hubiera una en la época prehispánica”. Resulta difícil ubicarla en el contexto de la danza nacional, acotó, “pues además de ser coreógrafa era una gran intelectual, una rara avis en la cultura mexicana, una artista completa”. Por ello, “debía haber estado en El Colegio Nacional, pero era mujer”, dijo. Explicó que su labor al frente de la Compañía Nacional de México (que fundó en 1948) “fue impecable”, ya que consiguió mantenerse independiente como creadora no obstante recibir el apoyo económico de las autoridades: “Tuvo líos, le prohibieron obras de vanguardia y salió adelante siempre.” Finalmente señaló: “Es la coreógrafa de la danza contemporánea. Su obra indica el paso de la danza moderna a la contemporánea. Se adelantó.”

Comentarios