Actualidades escénicas: "Derretiré con un cerillo la nieve de un volcán"

miércoles, 11 de diciembre de 2013
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Muchos años después, frente a un público extasiado en el lleno Foro Sor Juana, Gabino Rodríguez y Luisa Pardo habían de recordar aquella tarde remota en que decidieron abandonar sus estudios en el CUT. Se volvieron artistas independientes y formaron Lagartijas tiradas al sol, compañía de teatro documental. El pasado jueves 5 de diciembre a esa lagartija le tocó desnudarse y desnudar su obra más reciente, Derretiré con un cerillo la nieve de un volcán. La idea nace a la luz del inminente regreso del longevísimo PRI a la presidencia y de la necesidad de construir una historia que ayude a entender lo que ha pasado en la política del país: “Partimos de la idea de que parte de lo que somos es el cuento que nos contaron que somos. Nosotros buscamos construir un relato de nuestro país, no mejor ni más completo que los demás, pero sí nuestro.” El Centro de Investigación Teatral Rodolfo Usigli (CITRU), ofreció en el foro Sor Juana Inés del Centro Cultural Universitario el encuentro como parte del proyecto de Reapropiaciones Impromptu. El ciclo busca exponer los procesos de creación y recepción de actos escénicos realizados por agrupaciones que generan escenarios y modos de producción alternos. El grupo Lagartijas… afirma no hacer obras buscando objetivos sino procesos: “La política está en los procesos, no en los resultados concretos.” Su trabajo es un juego que busca desarticular el pasado para reconstruirlo desde otro lugar, desde otro narrador. Vuelve al público no espectador sino protagonista de lo que tenemos en frente, de nuestro país: “Inventar un siglo, un pasado y un país; para Inventarnos.” El público -- en su mayoría jóvenes estudiantes -- no vivieron con el PRI en el poder y sin embargo en la sala se siente la inconformidad que este partido representa: “No somos víctimas del PRI, sino resultado.” La compañía simboliza para este público una fuerza de aguante. La manera de abrir un camino después de haber agotado las vías para mostrar la inconformidad. La esperanza para una juventud molesta. Un grito a las instituciones que siguen montando obras que no hablan de lo que el país necesita. Una manera distinta de hacer teatro. Con una investigación minuciosa, Lagartijas tiradas al sol hace un trabajo de teatro documental transitando entre la realidad y la ficción, dándole la vuelta al mecanismo y al espectador. Perdemos la línea que delimita estas dos áreas pero al final deja de importar porque lo que están destapando es la realidad de afuera. El encuentro permitió conocer y develar las estrategias de construcción de la compañía permitiéndole al espectador reapropiarse del espacio y de su voz. La obra tiene dos líneas de acción: la historia de Natalia --autora del libro clave en el que basan los integrantes su investigación -- y la historia política de México en el siglo XX. Tres actores en escena: Luisa Pardo, Gabino Rodríguez y Francisco Barreiro interpretan a los 15 presidentes priistas y demás personajes. Usan de forma dinámica y entretenida máscaras, letreros y vestuarios que se cambian y adaptan en escena. Están apoyados por proyecciones en las que se ven entrevistas, testimonios y grabaciones de sucesos históricos de México. Su escenografía compuesta por plantas colgantes, sillas de todo tipo, una mesa y una pantalla crean una atmósfera que oscila entre lo urbano y lo rural. La iluminación es clave en esta puesta en escena permitiendo reconocer el cambio de historia. La obra maneja un lenguaje propio en el que el espectador existe, siente y ve. Una obra con un final cargado de una bella sorpresa sonora. La temporada de la primera versión de la obra tendrá funciones hasta el 15 de diciembre de 2013 en el foro Sor Juana Inés de la Cruz (CCU), los jueves y viernes 20:00 horas, sábados 19:00 y domingos 18:00 horas. Se espera desde ya con ansias su regreso el año próximo.

Comentarios