Vuelve el viejo acetato, el vinil, un nuevo happening

martes, 17 de diciembre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Hoy, cuando prácticamente se ha decretado la desaparición del Compact Disc, un formato del siglo pasado resurge de las cenizas y comienza a crear un pequeño e imperceptible movimiento: El vinil, que se llamó acetato. Este fin de semana tuvo lugar en Tulsa, Estados Unidos, la primera edición del Vinyl Fest. Este evento, según dicen los organizadores en su comunicado de prensa, traerá “horas de música en vivo y entretenimiento, así como casi cien yardas de viniles coleccionables. Un evento ideal para coleccionistas entusiastas y amantes de la música en general”. Otro happening a considerar sería el Record Store Day (www.recordstoreday.com), movimiento internacional que ocurre el tercer sábado de abril de cada año desde 2007, organizado por tiendas de discos independientes que buscan mantener vivo su negocio pero que también responden a la necesidad de una cultura musical en torno a la música grabada. De manera curiosa, los organizadores del Record Store Day reportan que el 39% de sus compradores son menores de 25 años, mientras que el 81% no cruzaban la barrera de los 35. El resurgimiento de los discos de vinil comenzó a principio del 2003, según datos de la British Recorded Music Industry (www.bpi.co.uk) y es apenas este año cuando, al menos en Inglaterra, la venta de LPs alcanzó el medio millón de unidades. ¿Qué pasa en México? A falta de datos resulta significativo que la tienda de discos Mixup haya abierto una sección dedicada exclusivamente a estas piezas. Cabe mencionar que en México también se celebra el Record Store Day (Record Store Day MX, http://discotecaonline.net), cuya misión es la de “…difundir y apoyar todas las actividades especiales que las tiendas mexicanas registradas en el RSD realizarán para el festejo”, con el objeto de “celebrar con nosotros al disco como objeto de culto y a su hogar… las tiendas de discos”. Los números son pequeños, como lo menciona Jim Farber en un artículo publicado en el Daily News, y no alcanzan a competir con el CD ó el mp3, pero la popularidad del vinil va en aumento año con año. Según la Consumer Electronics Association, se proyecta un incremento del 40% en la venta de tornamesas. El LP, como lo conocemos ahora, tiene sus orígenes a finales del siglo XIX, gracias a los inventos de Edison y Berliner, quienes consiguieron la forma de capturar del sonido y reproducirlo. Los primeros intentos tecnológicos de reproducción nos trajeron el primer formato estándar en la industria: Discos de 78 rpm, que curiosamente también se pueden encontrar en el mercado a través del sitio www.78rpmrecord.com. Pero las pruebas no pararon: compañías como Columbia y RCA continuaron sus trabajos para mejorar la calidad tanto de grabación como en reproducción, con el objetivo de que el audio sonara de manera fidedigna a los sonidos originales, lo cual también se tradujo en un cambio de materiales en la fabricación del disco y en la velocidad de la reproducción, o sea, en las “revoluciones por minuto” (rpm). Oficialmente el LP surgió en 1949. Los primeros discos fueron Concierto para violín de Beethoven, y The Voice of Frank Sinatra. En su libro 1001 Albums You Must Hear Before You Die (Universe, 2006), Lydon Michael comenta en el Prefacio:
“... los compositores comenzaron a usar el LP para expresar manifiestos personales... Para los músicos, hacer un álbum representa el mismo nivel de desafío que enfrentan los directores o los escritores; demanda la búsqueda de la excelencia y despierta las mismas expectativas de enriquecimiento y renovación”.
El resurgimiento del vinil llega en una época extraña, puesto que la comercialización del mp3 había traído cambios en la forma de apropiarse de la música; es decir, la tendencia era escuchar sencillos y no discos completos. Se creía que el concepto de álbum iba a desaparecer, incluso Café Tacuva tituló su más reciente disco El objeto antes llamado disco. Lo cual, como indican las tendencias del mercado, podría estar lejos de desaparecer.

Comentarios