Presentan trilogía de exposiciones sobre la cultura maya

viernes, 20 de diciembre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Con la apertura de la muestra Mayas. El lenguaje de la belleza en el Museo Maya de Cancún --que celebra su primer aniversario--, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) completa una trilogía de magnas exposiciones acerca de esta milenaria civilización. La primera abrió en el Museo Regional Palacio Cantón en Mérida, Yucatán, con el título Paisajes mayas, hilos de luz. Luego se inauguró Mayas. Revelación de un tiempo sin fin, el viernes 13 en la Galería de Palacio Nacional, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, destacó el INAH en un comunicado. Su secretario técnico, César Moheno, encabezó el acto inaugural en Cancún, Quintana Roo, y exaltó la labor de los trabajadores del instituto, pues dijo que las tres exhibiciones son resultado de recientes descubrimientos y fruto de la labor de arqueólogos y restauradores: “Ellos son el alma de nuestros museos y salas arqueológicas. Su pasión y esfuerzo nos permiten hoy mostrar a México y al mundo la grandeza de los mayas en un triángulo virtuoso de exposiciones en las ciudades de México, de Mérida y ahora en Cancún.” Curada por Adriana Velázquez Morlet y Karina Romero Blanco, y conformada por 130 piezas de las épocas preclásico al clásico, provenientes de Yucatán, Campeche, Chiapas, Tabasco y Quintana Roo, Mayas. El lenguaje de la belleza da cuenta de un tema que a decir del INAH es casi inédito: el concepto de belleza expresado en las obras arqueológicas. Así, la curaduría busca poner de relieve la sensibilidad y maestría de los escultores, quienes plasmaron en sus creaciones el concepto del hombre y su posición en el universo. Según la información, es posible ver a través de la muestra la riqueza de sus técnicas que van de la talla en piedra a la cerámica, concha y jadeíta, entre otras. Las obras pertenecen a los acervos de los museos Palacio Cantón, de Yucatán; de sitio de Hecelchakán, Campeche; regional de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas; de sitio de Comalcalco, Tabasco, y Arqueológico de Campeche, así como de los centros INAH de cada una de esas entidades. Grandes creadores La exposición en Palacio Nacional consta de 479 obras, muchas de ellas expuestas por primera vez. Datan del periodo preclásico temprano o formativo (2500 aC) hasta la actualidad. La investigadora del Centro de Estudios Mayas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Mercedes de la Garza, es la curadora de esta magna muestra integrada por urnas, incensarios, cerámica, estelas, dinteles, máscaras funerarias de jade, dos entierros con sus ofrendas, una cruz atrial, huipiles y otros objetos de las épocas colonial y contemporánea. La curadora las consideró de una calidad excepcional, que muestra la capacidad creadora, sensibilidad y perfección lograda por los mayas: “Todas sus creaciones tuvieron finalidades religiosas, políticas o sociales; eran piezas encargadas por los gobernantes, sobre todo de carácter ritual para ser colocadas en los entierros a manera de ofrenda. Cada personaje muerto debía llevar consigo varias vasijas, una para cubrir su cabeza, y otras con alimento para acompañar su camino al inframundo.” Dividido en módulos, el conjunto aborda los temas: El hombre frente a la naturaleza, Comunidad y vida cotidiana, El corazón de las ciudades, El hombre frente al tiempo y los astros, Las elites gobernantes y su historiografía. La exhibición estará abierta hasta abril próximo, de martes a domingo de 10:00 a 17:00 horas. La entrada es libre. De otra parte, Paisajes mayas, hilos de luz tiene ya más de un mes exhibiéndose en el Palacio Cantón. Reúne 18 textiles pertenecientes al acervo del Museo Nacional de Antropología, elaborados por mujeres mayas, así como 43 fotografías de Armando Salas Portugal y 30 piezas arqueológicas, entre ellas máscaras funerarias, braseros, estelas y esculturas provenientes de diversos museos del INAH, de Campeche, Chiapas, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán. Esta muestra permanecerá abierta al público hasta enero próximo en el Museo Regional de Mérida.

Comentarios