"Periodismo de emergencia", de Vicente Leñero

miércoles, 13 de marzo de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- El 9 de junio de este año el dramaturgo, novelista y periodista Vicente Leñero cumplirá 80 años de edad. Como parte de las celebraciones, la Dirección de Publicaciones del Conaculta, en su Colección de Periodismo Cultural, editará Periodismo de emergencia, recopilación de textos periodísticos del maestro Leñero publicados en diferentes medios a lo largo de su vida periodística. El prólogo está a cargo del también periodista y amigo personal de Vicente Leñero desde el paso de ambos por el periódico Excélsior, Armando Ponce, Premio Nacional de Periodismo y editor de la sección cultural de Proceso. Periodismo de emergencia, en una edición coordinada por Mireya Vega, reúne textos publicados por Leñero en Proceso, Nexos, Revista de Revistas, La Jornada Semanal, El País, Excélsior, Cultura Urbana, Claudia y Siempre! El libro está dividido en cinco secciones: Gente mayor, Viajes sin agenda, Lugares, estatuas, edificios…, Ocasiones de contento y Artículos de fe. Por ejemplo, en el apartado Gente mayor, Leñero nos narra su encuentro con María Félix a través del texto titulado Yo soy mi casa: María Félix, publicado en la revista Claudia en mayo de 1966: “Son las cinco y media de la tarde, la hora exacta que fijó para la cita la señora Félix… Cuadros de María en esta y en aquella otra pared. María pintada por Leonora Carrington en un tríptico milagroso. María amazona y María con una serpiente enrollada al brazo izquierdo por Leonor Fini. María con un corazón de llamas ardiendo según Sofía Bassi. Una madre mexicana enrebozada (Diego Rivera, 1948), amamanta a su hijo en la pared principal de la sala ¿también María?... Y un poco más allá, en el comedor provenzal, los pinceles de 1964 de Lepri transformaron a María en ave, en mariposa, en pistilo vegetal, que se asoma a un jardín alucinante. Ahí está la doña…ya se escuchan los pasos, la voz, el levísimo chirrido de la puerta. Y aquí está efectivamente la doña; al fin…”. En Lugares, estatuas, edificios, el maestro Leñero nos regala una deliciosa crónica de la naciente Zona Rosa de la Ciudad de México, aparecida en la revista Claudia, en octubre de 1965: “La Zona Rosa es un perfume barato en un envase elegante, es una provinciana en traje de corista, la hija de un nuevo rico que quiere presumir de mundana, pero que regresa temprano a casa para que papá no la regañe. Es guapa, pero tonta; elegante, pero frívola. Es una colegiala snob, glotona, amanerada. “Para vanagloriarse de su dudoso abolengo se manda a hacer un escudo de armas, exhibe su árbol genealógico y compra antigüedades del siglo XVI en Coloniart. Aprende en la academia Berlitz unas cuantas frases en inglés, francés, ruso, italiano, con el único fin de impresionar a los turista y venderles mexican curious e ídolos de barro en la calle de Génova…”. Los anteriores son sólo dos pequeños ejemplos de la extraordinaria prosa periodística que los lectores podrán disfrutar en Periodismo de emergencia, de Vicente Leñero, en el que también se incluyen Marcos de cerca (Proceso 1994), Cuba 1973 (Excélsior, 1973), Una estatua para Miguel Alemán (Revista de Revistas 1972), Estrenando Colegio Militar (Proceso 1976) y Una teología para la revolución (Excélsior, 1975), entre otros textos.

Comentarios