"Mamá", con calidad Guillermo del Toro

martes, 26 de marzo de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Desde hace tiempo, Guillermo Del Toro es una marca con respecto a todo lo relacionado con terror y entretenimiento. Y como tal, su marca es utilizada en productos que no son de su manufactura pero que de alguna manera él avala. O al menos eso esperarías. Mamá (España-Canadá, 2013) es una de esos productos, que Del Toro avala. La película es dirigida por Andrés Muschietti y estelarizada por Jessica Chastain y NIkolaj Coster-Waldau. Si pensamos en ese Guillermo Del Toro que hizo El laberinto del fauno, El espinazo del diablo y Cronos, podríamos decir que Del Toro se ha vendido; si pensamos en ese Del Toro que hizo Hellboy, Mimic y participó en el guión de El hobbit, Mamá es un producto del montón. Mamá cuenta la historia de dos niñas quienes son rescatadas por su tío Luke, después de una experiencia traumática que incluye la muerte de sus padres. Luke es un humilde artista que vive de hacer retratos, según se nos dice; nuestro héroe es acompañado por su rebelde y roquera novia Anabel, quien no está muy segura de querer una familia. Las pequeñas Victoria (Megan Charpentier) y Lilly (Isabelle Nélisse) son halladas en un cabaña, en estado deplorable y comportándose como si fueran simios. ¿Cómo sobrevivieron? Podría pensarse que lo hicieron gracias a la recolección de frutos silvestres, quizá también insectos, y a la creación de un personaje ficticio que ellas llaman mamá. Luke y Nabel deberán cuidarles y tratar de darles una vida normal, pero las cosas se complican gracias a mamá, quien tratará de hacerles vivir un infierno a los nuevos padres. La cinta cierra bien pero el desarrollo de la historia que nos lleva a ese final es bastante débil. El fantasma de la historia cae mal, en lugar de dar miedo o hacernos sentir algún tipo de simpatía por su desgracia. Por otro lado, nunca vemos el vínculo que une a Luke con su hermano; es obvio que hay amor pero su obsesión es un acto que debemos aceptar como por auto de fe. El personaje de Annabel está peor. ¿Si odia tanto el concepto de familia porque se queda con su novio? De igual manera, la película nos obliga a aceptar que lo ama... Las acciones de los personajes son inverosímiles, la convención de lo sobrenatural funciona, pero es un envase inservible si las acciones de los personajes carecen de sentido. Con todo y lo redondo del final, es difícil no sentirse un estafado. Del Toro debería pensar mejor antes de poner su nombre en una película de terror. O no, quizá lo que debemos pensar es que Mamá es un reflejo del verdadero talento de Del Toro, y es que si reflexionamos un poco, quizá Del Toro no es ese genio que nos ha hecho creer. Basta hacer un balance: las películas buenas de Del Toro son pocas a comparación de sus churros.

Comentarios