'Blancanieves', la cinta ganadora de los Goya, compite en el FICG

GUADALAJARA, Jal. (apro).- Con una cosecha de 10 premios Goya en febrero pasado, la cinta Blancanieves, de Pablo Berger, compite ahora en la sección de Largometraje Iberoamericano de Ficción de la 28 edición del Festival Internacional de Cine de Guadalajara (FICG). Basada en el cuento de los alemanes Grimm (Jacob y Wilhelm), Berger (Bilbao, 1963) ensaya una mirada original de la clásica historia de hadas situada en Sevilla, España, en los años veinte, silente y en blanco y negro. El papel de torero que realiza el actor mexicano Daniel Giménez Cacho sorprende, ni le falta ni le sobra nada en su actuación. Berger, que llegó a esta ciudad para presentar su filme, dijo que lo escogió por su fuerza actoral: “Quería crear un largometraje al estilo Hollywood ibérico, un término inventado por mí, y es que deseaba rodar una película grande y con valores iberoamericanos y españoles, con tremendos decorados, grandes escaleras y estancias gigantes, y para reflejar todo eso necesitaba a grandes actores, grandes estrellas. “Entonces, para presentar al torero más importante de la historia de ficción, que es el personaje de Giménez Cacho, me hacía falta alguien de su poder. Admiro a Giménez Cacho, lo vi por primera vez en Profundo carmesí, de Arturo Ripstein, y me impactó, y lo admiré en otros largometrajes. También ha trabajado en España. “Cuando me reuní con la directora de casting, su nombre salió inmediatamente y no le hicimos pruebas, sino que lo invitamos a ver si quería efectuar esta interpretación”. Además, acotó Berger, “soy amigo de Agustín Díaz Yáñez, quien para mí es el que más sabe de cine y toros, y le conté del actor y me recomendó a Giménez Cacho para este personaje, y es el papel más difícil porque sólo movía la cabeza y todo lo expresaba con los ojos.” Aquí Carmen es Blancanieves (Macarena García), una bella chica atormentada en su infancia por Encarna (Maribel Verdú), su malvada madrastra. Con la intención de huir de su pasado, Carmen inicia un emocionante viaje con sus nuevos amigos, un grupo de enanos toreros. A la pregunta de por qué escogió Blancanieves, Berger respondió que porque antes que cineasta es un cuentista, “y el origen del cine son los cuentos, las historias”. También quería realizar una cinta para su hija de nueve años, “a quien le relato cuentos todos los día, este filme es para ella”. En la 27 edición de los Goya, Blancanieves ganó mejor película, mejor actriz principal, mejor actriz de revelación, guión original (Berger), fotografía, música, canción original, vestuario, dirección artística y maquillaje y peluquería. El cineasta informó que la idea de esta cinta surgió en 1990 y tardó ocho años para encontrar financiamiento. Añadió que ya se vendió en toda Europa, Japón y Australia. También en Latinoamérica. El 29 de marzo se estrenará en Estados Unidos. Gussi la distribuirá en México hacia mayo y junio de este año. Berger inició su carrera con el multipremiado cortometraje Mamá (1988). En 1990 ganó una beca para un máster de cine en la Universidad de Nueva York. Ya en España dirigió Torremolinos 73 (2003), un éxito de taquilla y con la que obtuvo preseas en los festivales de Málaga, Toulouse, Palm Springs y Miami. En esta sección del FICG también concursan las cintas mexicanas Besos de azúcar, de Carlos Cuarón, y Tercera llamada, de Francisco Franco.

Comentarios