Teatro: "Pájaro"

miércoles, 6 de marzo de 2013
MEXICO, D.F. (Proceso).- Frente a ese ancestral deseo de los hombres de volar por los cielos, vencer a la gravedad y liberarse de cualquier atadura, Cristian David y Fernando Reyes se lanzan a la aventura de construir una obra de teatro sin palabras donde encontrar los mecanismos necesarios para lograr ese objetivo es el eje de la propuesta. No hay grandes subtramas ni complejidades mayúsculas. Con toda la sencillez del mundo, el deseo se muestra límpido y accesible, bello y divertido. Pájaro nos cuenta la historia de dos desconocidos que coinciden en ese impulso e inician su búsqueda a partir del vuelo de una mosca hasta llegar a los planos de Leonardo da Vinci, quien diseñó distintos aparatos para que el hombre incursionara en el cielo. Con la técnica de clowns, sin convertirse en payasos, los actores utilizan los gags clásicos, como el buscar atrapar algo aparentando ignorarlo, repetir una misma acción y cambiarla en el último momento, o la exageración de movimientos, pero también inventan otros y utilizan la gestualidad actoral para contarnos su historia, su recorrido emocional, su relación que progresivamente se va estrechando hasta ponerlos en una disyuntiva fundamental. El compartir un fin hace que los caminos confluyan y se vuelva imposible realizarlo individualmente. La obra, dirigida a todo el público, hace reír con ganas en el descifrar las rutas que van eligiendo a partir del movimiento. Las directoras Karla Armendáriz y Lucía Pardo logran estrechar el espectáculo con el espectador y afinan la gestualidad para que el tránsito se haga fácil. En momentos, el público se ve inmiscuido al otorgarle algunos objetos –como los planos enrollados–, un sombrero o algo más. Sólo una maleta y una caja son los objetos que cada uno tiene y se convierten en el universo personal, en su referencia, en la querencia de cada personaje. La participación en vivo de los músicos, colocados atinadamente en el tapanco del Teatro de la Capilla, enriquece la propuesta. Si bien con anterioridad no estaban previstos, en este nuevo estreno acompañan el trazo escénico y dan sonido a acciones para enfatizarlas o dar un toque de humor. Con la dirección musical de David M. García, la música incluye bajo sexto, guitarra, jarana, acordeón, violín y trompeta. La iluminación de Regina Morales (quien también realiza la escenografía y el vestuario) contribuye al sentimiento de nostalgia o emotividad que la obra requiere, en particular en el último momento, al cual acompaña el paulatino alejamiento y desaparición de los personajes en escena. La obra Pájaro se estrenó en Oaxaca, en Puebla y en el Centro Nacional de las Artes, para, ya ajustada, levantar el vuelo a Estados Unidos. Se presentó en el Latino International Theater Festival of New York TeatroStage Fest y fue premiada por la Hispanic Organization of Latin Actors New York 2012. Volverán el próximo abril, ya que están nominados como mejor producción extranjera y mejor actuación por la Association of Latin Entertainment Critics of Nueva York y forman parte de los proyectos del grupo teatral Gallinero Culeko egresado de la Escuela de Arte Teatral. Su próximo estreno, el último trimestre del año, será El viaje de Mastorna, bajo la dirección de su maestro Jesús Díaz, asesor también de este montaje, en el Teatro Salvador Novo del Centro Nacional de las Artes. Pájaro actualmente se presentan en el Teatro de la Capilla los sábados a las 13:00 horas.

Comentarios