Esculturas de Leonora Carrington en el CNA

martes, 16 de abril de 2013
MÉXICO. D.F. (apro).-La exposición que actualmente se exhibe en la Galería Juan Soriano de la Biblioteca de las Artes del Centro Nacional de las Artes (CNA) es realmente una oportunidad para acercarse y asombrarse nuevamente del trabajo escultórico de la artista surrealista inglesa (1947), y radicada en nuestro país donde murió hace dos años, Leonora Carrington. Está organizada gracias al préstamo de la colección de la Fundición Alejandro Velasco y en colaboración con el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta). Alejandro Velasco padre y Alejandro Velasco hijo son de los más prestigiados fundidores de nuestro país, y las obras que se presentan en el CNA fueron realizadas entre 2010 y 2011. Carrington trabajó con ellos durante 27 años y produjo aproximadamente entre 110 y 120 modelos escultóricos... Bajo el título Leonora Carrington y sus personajes fantásticos, la exposición reúne 29 esculturas inéditas de diversos formatos en bronce, una monumental de tres metros de altura y tres miniaturas en plata. Se acompañan con fotografías que dan cuenta del todo el proceso creativo y técnico para realizar las obras. La visita se vuelve un interesante viaje surrealista, recordemos las palabras que el escritor mexicano Juan García Ponce escribió sobre la artista: “No hay que buscar en sus obras un lenguaje simbólico, hay que aceptarlas como visiones concretas de la realidad. El universo de la escultora, pintora y escritora estaba sumergido en un mundo mitológico y mágico que llegó a solidificarse como un lenguaje propio y potente.” Sorprende la naturalidad que emana de su trabajo, imponiendo un código fantástico capaz de seducir la mirada de los visitantes. Con una vida longeva y creativa, desde pequeña se fue construyendo a través de relatos fantásticos y mitos celtas que le contaba su madre irlandesa, y toda su inmersión en el mundo surrealista que conoció en primera instancia con el pintor alemán Max Ernst, con quien también tuvo una relación amorosa. Carrington arribó a México huyendo de la persecución nazi en la segunda Guerra Mundial. Una crisis nerviosa la llevó a un hospital psiquiátrico y, más tarde, en España, contrajo nupcias con el escritor mexicano Renato Leduc para poder salir de Europa. Se unió a lo que se llama la triada de legendarias mujeres del surrealismo mexicano, junto a Frida Kahlo y Remedios Varo. Fue amiga de artistas como André Bretón, Luis Buñuel, Fernando Leger, Piet Modrian, Juan Soriano y Octavio Paz. En 1946 se casó con el fotógrafo húngaro Emérico Chiki Weiz, con quien tuvo dos hijos, Gabriel y Pablo. En esta serie de esculturas podemos distinguir un interés particular por los detalles, boca, nariz, ojo. Su hijo Pablo, quien estuvo muy cerca de su trabajo y también de esta muestra, dijo que su madre trabajaba primero a partir de bocetos. Ya con las dimensiones exactas era cuando dedicaba un tiempo especial a los detalles antes de ir a la fundidora. Gracias al talento del fundidor podemos observar la calidad de esos detalles que resaltan en su última etapa de producción. Era una artista prolífica y vital que trabajó hasta los últimos años de su vida, donde logramos detectar una incesante búsqueda en libertad gracias a su gran talento y oficio. Las fotografías pueden irse viendo paralelamente a las esculturas, lo cual resulta muy interesante, pues como a Carrington no le gustaba ser fotografiada, existe poco material; es una oportunidad para acercarse a través de estas imágenes al mundo creativo de la artista. La Dragonesa, Cantante muda, Jaguar en la noche, Inventora del atole, Elefanta, Camaleón y Libélula, son los títulos de algunas piezas expuestas. Carrington fue reconocida en México y en el extranjero. Realizó innumerables exposiciones, su obra pertenece a varias colecciones nacionales e internacionales. Obtuvo el Premio Nacional de Ciencias y Artes en 2005, también se le nombró “Ciudadana Distinguida” y recibió las llaves de la Ciudad; fue ahí cuando la artista donó la escultura Cocodrilo, ubicada en la Segunda Sección del Bosque de Chapultepec. La muestra permanecerá abierta hasta el 26 de mayo, no se la pierda. El CNA se encuentra en Río Churubusco 79, esquina Calzada de Tlalpan, Colonia Country Club (Metro General Anaya). Entrada gratuita.

Comentarios