Homenaje a Ramírez Vázquez en el INAH, el 16 de mayo

miércoles, 17 de abril de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- El próximo 16 de mayo, en la sede del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), se conmemorará la importancia artística mundial del recientemente fallecido arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, anunciaron hoy sus hijos Pedro, Javier, Olga y Gabriela. Sobre dicho homenaje, Rafael Tovar y de Teresa, presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), señaló: “Es un reconocimiento para darle toda la dimensión al gran personaje que fue, donde se planea una exposición que dé cuenta de su gran obra arquitectónica.” En el velorio del distinguido constructor del Estadio Azteca y del propio Museo Nacional de Antropología, Tovar y de Teresa declaró que Ramírez Vázquez fue “uno de los mexicanos más plenos del siglo XX y uno de los arquitectos más completos”. Agregó: “Es un hombre que ha dejado emblemas para México en sus obras arquitectónicas, presidiendo la organización de los XIX Juegos Olímpicos (1966-1969); sus tareas como arquitecto o como secretario de Asentamientos Humanos, como fundador de las escuelas rurales… Una figura de una enorme estatura”. De acuerdo con el boletín emitido por la dirección de prensa del Conaculta al mediodía de hoy, “los restos del arquitecto se depositarán en la Basílica de Guadalupe, al lado de su esposa”. A su vez, en la misma funeraria Gayosso donde se anunció el homenaje del 16 de mayo, el director del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Sergio Raúl Arroyo, destacó algunas de las obras monumentales de Ramírez Vázquez como la misma Basílica (1976), el Museo Nacional de Arte Moderno y el inmueble del Congreso de la Unión, en San Lázaro (1981). Y dijo: “Pedro Ramírez Vázquez vivió uno de los momentos más luminosos de la política cultural en México, fue un gran promotor del conocimiento de la historia y del arte de nuestro país, un promotor en el sentido de ver en los museos una apuesta a la vigencia de lo que era el pasado mexicano.” Finalmente, su hijo Pedro Ramírez Campuzano expresó que el genial arquitecto “falleció tranquilo, rodeado de su familia, el mismo día de su cumpleaños 94” –ayer, martes 16–, luego de un padecimiento pulmonar que lo aquejaba desde hace dos semanas. “Fue una gente muy querida y apreciada, tuvo una vida muy plena, estuvo siempre pendiente de su familia y su país, en donde deja un legado importante. Tuvo la oportunidad de darle a México muchísimas obras que van a permanecer para siempre”, concluyó. Ramírez Vázquez planeó y ejecutó la edificación del Museo Nacional de Antropología e Historia en 1964, uno de los edificios que más han influido en la construcción de museos similares en el resto del mundo, aportando un sello peculiar a la iconografía patrimonial y artística de México, cuya importancia sigue siendo prácticamente incomparable hasta el día de hoy y un punto de referencia e imitación en todo el planeta.

Comentarios