Teatro mexicano en Ginebra

jueves, 25 de abril de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Ximena Escalante, quien actualmente trabaja con la compañía Nouveau Théâtre du 8, en la ciudad francesa de Lyon, donde se realiza el montaje de cuatro obras suyas de tema mítico bajo el título Polyptyque Escalante, será la representante de la dramaturgia mexicana en la edición 27 del Salón Internacional del Libro y de la Prensa de Ginebra, que se realizará a del primero al 5 de mayo en esa ciudad suiza. En el marco de esta feria, en la que México participa por primera ocasión como país invitado de honor, se realizará la lectura dramatizada de la teatralogía que Ximena Escalante trabaja actuamente con Nouveau Théâtre du 8: Fedra y otras griegas, Electra despierta, Tennessee en cuerpo y alma y Las relaciones (sexuales) de Shakespeare (y Marlowe). Fedra, personaje de la mitología griega, princesa cretense, hija de Minos y de Pasífae, hermana de Ariadna, fue raptada por Teseo, tras abandonar éste a su hermana Ariadna, para casarse con ella. Se trata sin duda de un personaje indispensable que, absolutamente dividida, se pelea contra su corazón y su razón. Ximena Escalante nos narra la historia de cómo, desde niña hasta la muerte, se van construyendo en sus códigos genéticos los impulsos sexuales equivocados y atroces. Cómo sus decisiones llegan hasta caos irreversibles. Su pasión, tal vez la más estudiada en la historia de la literatura dramática, está contaminada por los personajes que aparecen en sus sueños y su imaginación: una lúbrica Pasífae, el Minotauro adolorido, unas sirenas promiscuas, una Ariadna traicionada y una Europa perversa, entre otros. Electra desierta nos muestra a una joven asustada, incluso al ver su propio reflejo en el espejo. Esta obra nació de una encuesta realizada a jóvenes actores estudiantes de teatro. Cada uno de ellos propuso el tema o el personaje que más le interesaba: en su mayoría opinaron que los mitos griegos son actuales, que les interesa la tragedia, que necesitan hablar del miedo, de la familia, de la traición, de la amistad, de los viajes y de la ropa interior. ¿Qué otro personaje de la tragedia griega podría reunir todos estos elementos? ¿No es Electra, la joven con destellos esquizofrénicos, que oye las voces del odio? Hay quienes se identifican con Electra porque desprecia a su madre. Otros porque no tiene un lugar seguro en el mundo. Y otros porque su poder de persuasión es envidiable. Como sea, ella es adorable: sus emociones están a flor de piel. Y expone su odio como si fuera prenda de lujo. Hay noches tremendas. Porque las coincidencias caen de golpe, y sin explicación. Así sucedió la noche que mataron a Christopher Marlowe. Instantes después de su asesinato, se agruparon las casualidades y, juntas, diseñaron una noche alucinante, dotada de situaciones tanto posibles como improbables, definitivamente teatrales. Las últimas escenas que Marlowe escribió son recuperadas por su amante, para ser entregadas a Shakespeare, con la finalidad de que las use y con ellas escriba la obra más bella del mundo. El destino preciso y adecuado de estas escenas es intervenido por la pasión de una amante analfabeta, la locura de una Bruja encantadora, la venganza de la Esposa/turista de Shakespeare, el miedo de una Niña abandonada, el serrucho de un Poeta envidioso, la mirada esquiva de un oso y la magia de un caldo embrujado, que interpreta la realidad a su antojo. ¿Qué estaba escrito en esas escenas, realmente? De esto nos habla Las relaciones (sexuales) de Shakespeare (y Marlowe). Nunca lo sabremos, y quizá no importa: porque cada quién tiene el privilegio de inventarlas. Así, aunque esta obra se trata de algo que nunca pasó, pero que pudo haber pasado, narra la trama más normal del mundo, el pálpito mismo del teatro: la interacción entre la ficción y lo real. El programa de México en uno de los acontecimientos culturales más relevantes de Suiza --que convoca a más de cien mil visitantes en cinco días de actividades--, tendrá a la literatura como eje central e incluirá seis conferencias, seis mesas de reflexión y análisis, y lecturas de poesía y teatro además de una exposición fotográfica, cine y una muestra gastronómica.

Comentarios