¿Para dónde voltear?

martes, 25 de junio de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- ¡Cara…caraj…carambas! ¡Sólo esto faltaba, que la verdad, en vez de hacernos libres, la convirtieran en un crimen, y el que la busca y mucho más la proclama y la pone en circulación, sea un peligrosísimo criminal merecedor de los mayores castigos e incluso la muerte… ¿exagero?... o sea, que estoy calificando una situación de modo que excede de lo verdadero, natural, justo o conveniente, esto es, de una manera verbalmente incorrecta qué me dicen?... más, ¿Qué otra costa están mostrando y demostrando lo hecho por Bradley Manning, Julian Assange y Edward Snowden y las consecuencias que están sufriendo por ello? ¿O no es así? En lo personal, estimados lectores, este humilde servidor de ustedes informa que, como cristiano que es por la gracia de nuestro Señor Jesucristo, o lo que es igual, como hombre que tiene la fe de Cristo por el don del bendito y santo bautismo, fue partidario a muerte de lo que hace décadas se llamaba Mundo Libre Occidental y Cristiano, por cierto principal ordenador y dirigente de la actual globalidad en la que respiramos…por lo que he sido y soy, en consecuencia, enemigo tenaz de todo régimen materialista y ateo, así como de los gobiernos, dirigentes políticos, de los que por su saber, organización o dinero tienen en sus manos decisiones que a todos afectan… siempre que esas decisiones las lleven a cabo en lo obscurito, las protejan con opacidades que oculten a quienes las conciben y/o ponen en obra y a quienes principalmente benefician en lo particular. Con esa mi manera de pensar, comprenderán mi desconcierto, frustración e incluso temor al enterarme que mi fidelidad a la palabra de Jesús, corro el peligro de que se me vea y considere un peligroso delincuente, juicio y sentencia dictados sobre todo por el gobierno estadunidense y sostenido con todo su poderío indiscutible… gobierno y pueblo del que siempre he sido entusiasta partidario y seguidor… por la sencilla razón de considerar que en la crisis global en que vivimos, el gobierno y pueblo estadunidense era… ¿sigue siéndolo? El más liberal, el escudo más seguro de la democracia y, por lo tanto, el más firme defensor de la libertad en todas sus expresiones, el más comprometido paladín defensor de los derechos humanos… con esa mi manera de pensar, repito, se explicarán mi inquietud, desencanto e incluso coraje al comprobar que el país cuyos presidentes, al asumir el cargo, juran sobre la Biblia, que encierra la palabra de Dios, que por medio de su hijo aseguró que la verdad hará libre al humano, persiga con tanta saña a los que buscan la verdad, a los que proclaman la verdad, a los que ponen en circulación la verdad que a los humanos libera, según dijo Jesús, hijo de Dios. Ante esta situación de hechos, estimados lectores, quien creen que están en lo cierto… los que han convertido a la verdad en crimen o con mala voluntad que llega al odio persiguen, acosan, enjuician y condenan por sus pistolas a los que buscan, anuncian y ponen en circulación la verdad… o los que buscan, proclaman y ponen en circulación la verdad que libera a los humanos, como asegura la palabra de Dios, por medio de Jesús, su amado hijo… al respecto, estimados lectores, ¿Qué sienten y piensan que me dicen? Otro motivo que justifica con creces mi coraje en especial, es la hipocresía estadunidense, ahora al descubierto, al considerar un crimen a la verdad y criminales a los que la buscan y más si la ponen en circulación… recordemos que por años, como se lo están recordando cientos de personas, al gobierno… los gobernantes de los Estados Unidos… haciendo alarde de su presunto papel de paladín defensor de la verdad y de su libre circulación, apoyo la causa de la libertad en internet y criticaba duramente a otros gobiernos por práctica de ciberataques, vigilancia y censura… mientras el llevaba en secreto… y sigue llevando… un espionaje masivo mundial, practicando sin medida una invasión sin precedentes en la privacidad de sus propios ciudadanos y extranjeros… justificando esa práctica intrusoria injustificable, que hipócritamente condena duramente en otros, con el pretexto de su seguridad nacional… y lo peor es que, según noticias, la mayoría del pueblo estadunidense está a favor de que lo espíen, convencidos que se hace por su bien y seguridad. Ante estos hechos, preocupado y con angustia, me pregunto si no estamos cayendo en un horroroso mundo orweliano, en el que la verdad es mentira y la guerra paz… ¿Qué decir sobre esto?... ¿se podrá voltear para otros lados para ver si hay un mejor horizonte? Pidiendo a Dios nuestro señor que así sea, queda de ustedes su seguro servidor. CANDIDO BUENAFE

Comentarios