El ruido de los huesos que crujen

miércoles, 10 de julio de 2013
MËXICO, D.F.  (apro).- La compañía Nacional de Teatro (CNT) trae nuevamente a escena el primer  montaje de su repertorio dedicado al público adolescente, realizado en coproducción con la compañía quebequense Le Carrousel: El ruido de los huesos que crujen, de la ya célebre dramaturga Suzanne Lebeau. La obra está inspirada e un documental que muestra la vida de los niños soldados. La autora preguntó a niños canadienses: “¿Tenemos los adultos derecho a hablarles sobre esto?”; la respuesta fue, “tienen la obligación”. El resultado escénico de esta circunstancia fue un relato desgarrado que se desarrolla en dos escenarios: en la selva por la que huyen dos niños que fueron capturados por los rebeldes; y en una sala de conferencias en que la enfermera que los resguarda, Angelina, cuestiona a las autoridades sobre las acciones a tomar para rescatar a los niños de la guerra. De esta forma el público conoce la historia de Elikia, niña soldado cuya vida es transformada por una guerra civil. A la edad de 13 años conoce a Joseph, el más pequeño  de los niños que llegan al campamento rebelde, quien la impulsa a huir con la intención de cortar la cadena de violencia a la que está sometida y acompañarlo en su regreso a casa. De esta forma conocen a Angelina, quien les brindará su ayuda e impulsará  a Elikia para que cuente su historia y quede registrada en un cuaderno, una historia de huída, dudas, miedos y del regreso a una vida civil y civilizada en la que los niños pueden crecer siendo niños. A través de diálogos poderosos y conmovedores, resultado de una investigación realizada por la autora con jóvenes cuya infancia fue marcada por la guerra, El ruido de los huesos que crujen invita al espectador a reflexionar en torno a la realidad que viven los niños soldados. La CNT inició una nueva temporada de este espectáculo que se presenta en la Sala Héctor Mendoza de la casa sede de la Compañía, en el barrio de Santa Catarina, calle Francisco Sosa 159, Coyoacán, en una traducción de Cecilia Fasola, dirigida por Gervais Gaudreault, con escenografía de Stéphane Longpré, iluminación de Dominique Gagnon, vestuario de Linda Brunell, diseño sonoro de Nancy Tobin, maquillaje de François Cyr, peluquería de Anik Généreux, dirección de sonido de Éric Gendron y producción ejecutiva de Eje Siete, Vialidad Artística S. A. de C. V. El ruido de los huesos que crujen tendrá temporada del 6 al 28 de julio y del 17 de agosto al 15 de septiembre con funciones sábados y domingos a las 12:00 horas y dos funciones adicionales los días jueves 15 y viernes 16 de agosto a las 20:00 horas, con las actuaciones de Luisa Huertas, Diana Sedano, Ana Ligia García y David Calderón. La entrada es libre. Cupo limitado.

Comentarios