Guerra Mundial Z: Muchos zombis y poca carnita

miércoles, 10 de julio de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Algunos sustos, lugares comunes y soluciones poco emocionantes son los componentes de la cinta dirigida por Marc Forster, Guerra Mundial Z (World War Z, EU-2013). El filme da cuenta de la travesía del investigador Gerry Lane (Brad Pitt), en medio de una invasión zombi, por conseguir una cura que le dé esperanza a la humanidad para ganar la batalla por la extinción. Gerry es un exagente de las Naciones Unidas encargado de recolectar información y resolver rompecabezas en escenarios bélicos. Luego de años de trabajo, Lane decide quedarse en casa para cuidar de su familia, pero un día, sorpresa, un extraño virus, al parecer, comienza a convertir a los humanos en zombis. Lane y su familia son rescatados por sus exempleadores, quienes los llevan a un portaaviones custodiado por militares, al parecer el lugar más seguro. Aquí Lane descubrirá que tiene una última misión: encontrar las causas de este Apocalipsis junto a un joven científico que cree que todo se originó por un virus, de tal manera que hay que encontrar el origen de la infección para tener oportunidad de desarrollar una cura. Al principio Lane se niega, pero los militares a cargo de la defensa de la humanidad le hacen ver que si no coopera con ellos, su familia y él serán considerados personal no esencial y tendrán que ser llevados a tierra, aunque, por otro lado, si los humanos pierden la batalla, pues ya no habrá familia que cuidar. En fin, Lane se lanza a una peligrosa travesía en donde los zombis arrasan con todo cual marabunta, claro, menos con é, quien parece solucionar sus apuros de una forma tan sencilla que mata la emoción de la cinta. Es una desilusión similar al momento en que la computadora de la oficina no funciona bien y el técnico de sistemas sólo viene a apagarla y prenderla. Uno termina diciendo: ¿Eso fue todo? Las disyuntivas de Lane son prácticamente inexistentes excepto al principio de la cinta (cuando la misión comienza), y al final, en donde saca una teoría prácticamente de su chistera de mago que podría solucionar el conflicto. Como consecuencia, la historia pierde suspenso y nunca encuentra ningún tipo de profundidad. Mucho maquillaje, muchos efectos y algunos sustos pero una historia mal ejecutada, eso es Guerra Mundial Z.

Comentarios