Con "Heli", Amat Escalante "asume" los riesgos: odio o reconocimiento

jueves, 25 de julio de 2013
GUANAJUATO, Gto. (apro).- En ocasión de la premier de su filme Heli, que le valió el premio como mejor director en el Festival de Cannes, el director Amat Escalante dijo que seguirá corriendo riesgos con el cine que realiza, dispuesto a que sus películas sean “muy odiadas o gusten mucho, sin quedar en medio de nada o ir a lo seguro”. Heli fue proyectada la noche del miércoles en el Teatro Juárez, dentro de la programación inaugural del Guanajuato International Film Festival (GIFF), con la presencia del director, elenco e integrantes de la producción. Ante el público de esta ciudad donde Escalante comenzó a hacer cine a los 15 años y en que ha filmado y estrenado sus dos largometrajes anteriores (Sangre y Los bastardos) surgieron las imágenes y el rostro del México violento, donde miles de jóvenes han perdido esperanzas, paz y futuro de forma irremediable. Aunque la película no tiene el propósito de convertirse en una denuncia, el director afirmó en una charla con la prensa acreditada al GIFF que llegó al tema porque era imposible no verlo, “no tratar de buscar en el fondo, lo que hay detrás de esa violencia o sus consecuencias, particularmente entre los jóvenes cuando está pasando de la forma en que está pasando en México”. Además, pensó en una manera distinta de abordar “las imágenes que tengo presentes todos los días, grotescas, ir más allá”, y se enfocó en los efectos que la guerra contra el narco han dejado en la juventud de varias regiones del país, carne de cañón y aprendices de sicarios en muchos casos. “Sentí que no se había visto (en el cine) este lado de las cosas”, comentó. Como las anteriores, Heli es una película que para los guanajuatenses está llena de referencias, en el estilo que ya es un distintivo de Escalante. El elenco está formado en su mayoría por actores no profesionales y originarios de esta ciudad; los escenarios, comunidades y paisajes de la ciudad capital y sus alrededores son utilizados para las grabaciones de la película, y está siempre presente una crudeza en las imágenes. También destaca la convivencia de pareja (como en Sangre), de la supervivencia familiar y social (en Los bastardos) y de una violencia delincuencial e institucional como la que ocurre en México. La escalinata del Teatro Juárez sirvió para la instalación de una alfombra roja sui géneris, debido a la ausencia de las figuras conocidas o los grandes actores del cine mexicano, que hasta ahora han estado ausentes de las películas de Amat Escalante por decisión propia. Ya en el escenario del Juárez, Amat anunció que el estreno mundial tendrá lugar en México el 9 de agosto con 30 copias; que la película participará en otros festivales y ha sido vendida ya a 24 países. En Heli están presentes la pobreza, la familia humilde, los jóvenes sin sueños y embarcados en matrimonios anticipados a su madurez por embarazos prematuros. Y luego, encima de todo ello, víctimas de la guerra contra el narco, la violencia, la tortura, la corrupción y colusión de policías, militares, ministerios públicos y jueces. “En algún momento, si ya no gustan mis películas, veré qué hago. Quizá me haga cheff”, bromeó Escalante. Armando Espitia, el joven que encarnó a Heli, reveló que desde un principio el casting para esta película lo desconcertó. “Me pidieron cosas muy bizarras, fue un casting muy raro. Amat me cortó el pelo, me puso a andar en bicicleta, me llevó a vivir unas semanas antes al poblado de Calderones con una familia, porque ahí se rodó la película”. Amat Escalante quiere seguir contando sus historias con poco, con imágenes, “sólo con lo que puedo manejar”. Piensa que quizá lo próximo que haga, su siguiente proyecto, sea algo totalmente opuesto a Heli, sin que apunte tampoco sobre qué abordará esta vez. Un reportero le preguntó si creía necesario estudiar cine –puesto que el Mejor director en Cannes 2013 es autodidacta: --Sí, lo intenté. Fui a Cuba a San Antonio de los Baños y no me admitieron; en el Distrito Federal no pude porque la preparatoria es un requisito –respondió. “Sí traté, pero no tenía los diplomas necesarios para entrar a una escuela; entonces invertí mi tiempo en hacer cine yo solo”, aclaró.

Comentarios