Titanes del Pacífico: Efectos especiales y maquillaje a granel

miércoles, 31 de julio de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Una estética magnífica, efectos visuales impresionantes y batallas titánicas espectaculares son la fachada que cubre las terribles imperfecciones de una historia de ciencia-ficción, con robots y bestias gigantes que disputan su permanencia en el planeta. La cinta Titanes del Pacífico (Pacific Rim, EU-2013), de Guillermo Del Toro, es bastante desilusionante si se busca una buena historia de ese género, pero si usted desea ver una cinta comercial sin sustancia aunque  visualmente impactante, la de Del Toro es la opción. Titanes del Pacífico no está en la liga de películas hollywoodenses memorables, sino en la liga de cintas basura, como GI Joe y apenas alcanza a ser ligeramente superior. Resulta que unas bestias gigantes de otra dimensión, llamadas Kaijus (palabra japonesa que significa “criaturas extrañas”), llegan a nuestro planeta a través de un agujero dimensional en sus entrañas, justo debajo del océano Pacífico. Para defender a las ciudades importantes de ese lado del mundo, los gobiernos se unen y crean unos robots gigantescos llamados Jaegers (palabra alemana que significa “cazadores”). La estrategia funciona y los pilotos de los Jaegers se vuelven héroes y estrellas mediáticas… hasta que los comienzan a fallar y los gobiernos les retiran el apoyo para construir grandes muros de contención. ¿Habrá que dar un giro para que los Jaegers y sus pilotos se convierten en el último bastión de defensa? En teoría, los personajes principales son: un piloto llamado Raleigh (Charlie Hunnam), quien pierde a su hermano en combate, quizá por su actitud temeraria y sus problemas con la autoridad; un oficial del ejército que liderea al grupo de Jaegers, llamado Staker Pentecoast (Idris Elba), y una chica japonesa inteligente y con un secreto en su pasado que responde al nombre Mako (Ringo Kikuchi, quien estuvo en la cinta Babel, de González Iñárritu). Pero los que tienen un arco dramático mejor definido son los personajes que debían ser secundarios: un piloto arrogante llamado Chuck (Robert Kazinsky), y dos científicos que pelean todo el tiempo por quién tiene la razón, Gotlieb (Burn Gorman) y Newton (Charlie Day). Aunque finalmente, la empatía que generan es tal que si se murieran nadie los extrañaría. Titanes del Pacífico no tiene discurso ni buenos personajes ni tensión dramática… ¿Por qué tendría que tener todo eso? Porque Del Toro es un autor y por eso su obra debe ser juzgada por esos parámetros.

Comentarios