¿Filly Brown o la película de Jenny Rivera?

martes, 13 de agosto de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Si Filly Brown (EU-2012) no contara con la aparición de Jenny Rivera no darían ganas de verla. Lo cual habría sido un grave error, puesto que la cinta dirigida por Youssef  DeLara y Michael D. Olmos es una interesante historia de redención en donde lo más grave es la traición a uno mismo. No es que sea fan de Jenny Rivera, pero debo admitir que había cierto morbo en ver su última actuación. ¿Cómo estuvo? Fue excelente, uno de los grandes aciertos de la cinta. Una actuación digna de una nominación al Oscar. Filly Brown o Majo Tonorio (Gina Rodríguez) es una hip hopera que intenta ayudar a su madre María (Jenny Rivera), que está en la cárcel, su padre José (Lou Diamond Phillips) intenta progresar en el negocio de la albañilería y su hermana Lupe (Chrissie Fit) lidia con errores típicos de una adolescente irresponsable. Majo ve a su madre a escondidas pues José no quiere que sus hijas tengan contacto con su madre, quien al parecer necesita un par de miles de dólares para salir de la cárcel. Al principio, la actitud de José parece una decisión absurda y autoritaria, pero poco a poco nos vamos dando cuenta el por qué, claro, todos menos Majo quien comenzará a tomar una serie de decisiones que pondrán en peligro a toda su familia, con tal de sacar a su madre de la cárcel. El arma principal de Majo es su música, pero esto también se convertirá en un arma de doble filo. En ciertos momentos, Filly Brown llega a ser un dramón social que amenaza con un trillado determinismo social, sin embargo, encuentra soluciones más creativas para resolver los problemas de los personajes. Y una de ellas es la aceptación. Aceptar lo que somos, así seamos unos monstruos, es el principio para el cambio y la ruptura de patrones que erosionan el tejido social. Y luego, en un mensaje muy latino, la unidad de la familia es crucial. Si está buscando algo diferente que ver en la pantalla grande, Filly Brown es una opción interesante.

Comentarios