Homenaje a Nina Galindo en Pachuca, Hidalgo

martes, 20 de agosto de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Por primera vez en su carrera musical que comenzó hacia 1972 como vocalista del sexteto Mezclilla, la cantante mexicana Nina Galindo (nacida en Los Ángeles, California, el 1 de junio de 1958) recibirá un homenaje durante el Festival Femenino de la Canción como parte de la 26 Feria Universitaria del Libro organizada por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) el martes 27, en Pachuca. Nina interpretará lo mejor de su repertorio con canciones de rock, blues y boleros acompañada de su banda Mala Yerba, inspirando arreglos a cargo de la camerata de cuerdas Capriccio. “Esperemos que de la presentación en este homenaje surja un disco, porque cada vez es más difícil grabar para los artistas independientes”, comentó ella desde Pachuca, donde radica. Nina Galindo fue la única mujer entrevistada en el volumen de reciente publicación coordinado por Jorge Pantoja, Rupestre, el libro (Asamblea Cultura Democracia/Ediciones Imposible, Conaculta. Febrero de 2013, México, DF, 159 páginas), donde manifestó al periodista Félix Morriña su credo en la vigencia del llamado Rock Rupestre: “Estoy en el mejor momento como cantante, por lo que exijo que nos den apoyo para seguir trabajando, ¿o acaso quieren que seamos delincuentes? Como nosotros, está mucha gente en nuestro país. ¿De qué vamos a vivir los artistas independientes? “En este momento de nuestras vidas, la mayoría de los músicos Rupestres somos ninis… porque ni empleo, ni seguridad social ni médica, ni mucho menos pensión para algún día. Así estamos Rupestres como Carlos Arellano, Gerardo Enciso, Rafael Catana, Rafael Mendoza, Laura Avitia, que en paz descanse; Roberto Ponce, Roberto González, Armando Rosas, Paco Barrios El Mastuerzo y hasta el mismísimo Profeta del Nopal, fallecido en los sismos de 1985, Rockdrigo González. “Nunca me he negado a ellos y me encanta alternar con ellos… Dicen que el movimiento del rock Rupestre se murió con Rockdrigo y que algunos de ellos no lo son más. Yo, la neta, sí soy Rupestre, tan Rupestre que ni sé usar la computadora ni el Internet.” Según Nina Galindo, este año 2013 empezó para ella en tenor “muy optimista”, pues el anterior lo terminó bastante mal: “Todavía tengo fe, esperanza, sueños y proyectos que quiero realizar. No me van a callar hasta que me muera o hasta que yo diga: ‘¡Hasta aquí porque ya estoy dando pena ajena en el escenario!’. Hasta entonces me retiraré.” Defendió a capa y espada a su admirada intérprete Betsy Pecannins, quien se halla enferma de cáncer tras una larga carrera entregada al canto independiente de balada, rock y blues en nuestro país: “Están muy pendejos aquellos que piensan que Betsy está muy acabada, que ella ya fue. Ella es de las mejores cantantes que ha dado México. Para mí es una gran voz y le tengo un gran respeto y un gran cariño. Ella ha estado muy mal de salud. ¡Y esos pendejos que hablan mal de los vejetes van para allá, si es que llegan…! “¿Qué pienso en definitiva de Betsy? Para mí ella es lo máximo, es una guerrera por cómo ha logrado sobrevivir a todo lo que ha pasado. Ella está de pie, dando clases y creando todo el tiempo. A mí que no me toquen a Betsy porque es alguien a quien amo. Soy su amiga. No se metan con ella o se las van a ver conmigo de manera directa. Además, el espacio de Betsy no lo va a llenar nadie, nadie, nadie.” Nina definió: “Yo lo que hago es ‘palenque rock’, como dice Gerardo Enciso; pero lo que hace Betsy es blues. Tal vez por mis tonalidades me han encasillado en el blues, pero no, ¡no se compara con la gran señora que es Betsy Pecanins! Yo lo que hago francamente es una fusión de muchas cosas. Es mi manera de cantar lo que me ha hecho pasar como bluesera, pero nada que ver…” Al final, dijo a Morriña en la entrevista intitulada “Nina Galindo: ‘Soy la víscera, soy el sentimiento’” (páginas 84 a 99 de Rupestre, el libro), acerca de sí misma: “Soy una cantante que no soy técnica, sino ruda… Yo insisto siempre: necesito al público, como todo artista necesito al público. Creo en lo que canto, estoy comprometida con esto y voy a seguir hasta que me muera. Creo que merezco respeto por mi trayectoria, por aferrada y por necia. “Así soy. Soy la víscera, soy el sentimiento. “Creo que siempre estaré enojada e inconforme con todo lo que sucede a mi alrededor. Tengo mucho enojo, frustraciones y conozco mis limitaciones como artista, sé hasta dónde puedo llegar. Quiero que se me permita hacer lo que nos corresponde a todos nosotros, los Rupestres.” El concierto y homenaje a Nina (“La bruja mexicana del rock y del blues”) forma parte del programa artístico de la 26 Feria Universitaria del Libro que organizan la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) y su patronato en Pachuca la noche del 27 de agosto. “Nunca me imaginé que yo sería elegida para un homenaje, me siento muy halagada, muy honrada, muy agradecida. Este homenaje es un regalo de la vida que no me esperaba y que, además, va a refrescar mi trabajo”, concluyó diciendo la coautora con Roberto Ponce de la rola “Llévate lejos tu blues”.

Comentarios