Kick Ass 2: Violencia adolescente sin sentido

martes, 27 de agosto de 2013
MÉXICO, D.F. (apro)  Para quienes gustaron de la primera entrega de la serie, esta cinta adolescente resultará un poco decepcionante. La violencia se incremente mientras el discurso se empobrece. En Kick Ass 2 (EU-2013), de Jeff Wadlow, el legado de Dave (Aaron Taylor-Johnson) y Mindy (Cloe Grace Moretz) ha provocado dos cosas: Primero, que aparezcan un grupo de sujetos enmascarados tratando de tomar la justicia en sus manos, liderados por Colonel Bars and Stripes (Jim Carrey). Y segundo, que Chris, el hijo del gángster Frank D’Amico, crezca como villano y comience a reclutar a un grupo de villanos enmascarados para destruir a Kick Ass, alter ego de Dave. Dave se une a la banda de nuevos súper héroes pero Mindy, a pedido de su tutor, decide colgar el antifaz de Hit Girl y enfocar su energía en encajar con sus compañeros de escuela. Las cosas resultan mal para ambos: La violencia entre súper héroes escala de manera dramática (intentos de violación, padres muertos) y Dave no está preparado, como siempre, para enfrentarla. Para Mindy la vida no es más sencilla, en un abrir y cerrar de ojos se convierte en víctima de las chicas populares de la escuela. Con las cosas fuera de control, los deseos de venganza de nuestros protagonistas se convierten en acto: La violencia es la respuesta y la carnicería no se hace esperar. Kick Ass 2 es un collage de violencia sin sentido, por momentos muy desagradable y aburrido. El único que hace parecer que la violencia gratuita tiene un sentido es Tarantino. Lo triste es que había material para encausar esa violencia a un destino interesante, si tan sólo los realizadores hubieran trabajado un poco más el discurso. Sería interesante una tercera parte para ver si la serie se redime, pero luego de un desempeño pobre en taquilla, es poco probable que esto suceda.

Comentarios