Disco de Fernando de la Mora, a beneficio del artesano mexicano

miércoles, 11 de septiembre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Las regalías de la nueva producción discográfica de Fernando de la Mora, Alegría mexicana, serán a beneficio de la Asociación de Amigos del Museo de Arte Popular para ayudar al artesano mexicano. El tenor comenta que él es el productor del disco y ese dinero es para proteger ese oficio “en peligro de desaparecer por la falta de promoción, es para que le gente compre su trabajo y esta asociación sin fines de lucro, lo hace con mucho cariño y me gustó mucho la idea. La música mexicana también está en peligro de no ser escuchada, y también requiere atención y que le demos seguimiento para las nuevas generaciones”. Acompañado del Mariachi Vargas de Tecalitlán y bajo la dirección, arreglos y realización del maestro Rubén Fuentes, De la Mora interpreta en Alegría mexicana melodías como “Cielito lindo”, “La feria de las flores”, “México lindo y querido”, “Qué bonita es mi tierra”, La Bikina”, “Serenata huasteca” y “Aires del Mayab”, entre otras canciones populares, sones jaliscienses y hasta un popurrí veracruzano. De la Mora destaca en entrevista que el compositor Guillermo Rocha escribió una canción para este nuevo compacto, México es, donde “habla de la algarabía, las plazas mexicanas y los artesanos”, y subraya que ahí empezó a vincularse el disco con el Museo de Arte Popular, donde este luens se presentó el disco. Y explica: “La canción México es se trata de un huapango y habla del México actual, que ya no es la imagen de un peón bajo un sombrero, es un México vibrante, emprendedor y tesonero, el país del que trabaja, estudia e invierte, del que sabe que el futuro no depende de la suerte. Es una canción muy bonita y le hicieron un arreglo muy bonito.” El disco se venderá en todo el país y el domingo 15 se podrá adquirir en el concierto que ofrece en el Auditorio Nacional. --¿Qué opina de que está en peligro la actividad del artesano? --También China ya hace artesanía mexicana; incluso, la estampa de la Virgen de Guadalupe la hacen los chinos, y se me hace una falta de respeto al artesano mexicano que con mucho cariño lo ha realizado durante quinientos años. Creo que es momento de que los mexicanos nos ocupemos de estos asuntos porque debemos preservar nuestra identidad , de las cosas que han sido verdaderamente portavoz de nuestra nación en el extranjero, como es nuestra buena música mexicana, nuestra gastronomía, pintura, ciudades prehispánicas, en fin, todo lo que hable bien de México hay que aprovecharlo y mostrarlo al mundo como un México que también existe, no se debe hablar sólo de la inseguridad, el narcotráfico, que son las noticias que se conocen fuera del país, que son verdad, pero que no es lo único que existe en el país. Que el 99% de los mexicanos somos buenas personas y buenos anfitriones y somos personas que nos tomamos de la mano cuando se requiere y cuando hay una desgracia nacional, como lo demostramos en el temblor de 1985. Diversas piezas del acervo del Museo de Arte Popular ilustran la cubierta y folleto del disco Alegría mexicana. El concierto Cada conmemoración de la Independencia de México, De la Mora se presenta en el Auditorio Nacional, ubicado en la avenida Reforma 50 de la Ciudad de México. Ahora lleva el título Mi México lindo y querido, donde rendirá homenaje a los ídolos de la música mexicana: “El recital se divide en dos parte. Primero empezamos con un reconocimiento a Jorge Negrete, este charro cantor que hizo cantar a toda Latinoamérica; luego sigo con Javier Solís, otro gran artista con una voz romántica, bonita y deliciosa. En la segunda integro canciones que nunca he interpretado con arreglos nuevos y son letras muy bonitas.” También cantará letras de José Alfredo Giménez, que el 23 de noviembre próximo cumplirá 40 años de fallecido. --¿Cómo recuerda a José Alfredo Jiménez? --Lo recuerdo como el más grande de todos los compositores de mariachi, porque es el que le habló a la gente con un lenguaje muy transparente, sin rodeos, sin un gran lenguaje, pero con una gran verdad. Eso es lo grande de este compositor, fue muy directo, hay compositores muy floridos que me gustan por su poesía, como Agustín Lara, que le hablan a la mujer, pero José Alfredo es sencillo y muy transparente. De la Mora estudió canto en el Conservatorio Nacional y ópera en Nueva York. En 1986 debutó en plan estelar, en Xalapa, en Madame Butterfly, interpretando el papel de Pinkerton. Ese mismo año se presentó en el Teatro del Palacio de Bellas Artes como Borsa en la ópera Rigoleto. En 1988 fue contratado por la Ópera de San Francisco como suplente de Luciano Pavarotti para el papel de Rodolfo, en La Bohéme, de Giacomo Puccini. La titularidad llegó en papeles principales de Carmen, Romeo y Julieta, Fausto, La Traviata, Los cuentos de Hoffman y Tosca. Ha pisado los foros más importantes del mundo como la Ópera del Metropolitam de Nueva York, el teatro de la Scala de Milán, el Covent Garden de Londres y el Liceo de Barcelona, alternando con figuras emblemáticas del bel canto como Angela Gheorghiu, Tiziana Fabbricini y Dumi Jo y dirigido por batutas de la categoría de Zubin Mehta, Ricardo Muti y Lorin Maazel, entre otros. Gracias a la calidad de su voz, presencia escénica y carisma, el talentoso cantante mexicano ha sido calificado por los críticos como uno de los mejores tenores del mundo.

Comentarios