Y después de Cars 2... Aviones

miércoles, 18 de septiembre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Hoy se estrena la nueva cinta de Disney, Aviones ¿Un movimiento por recuperar el liderazgo perdido en el mundo de la animación? Puede ser, ya que Aviones es una cinta inspirada en Cars de Pixar, estudio líder en el ramo (que por cierto pertenece a Disney). Sería un poco absurdo pensarlo porque John Lasseter de Pixar es productor ejecutivo, pero por algo la cinta trae el sello Disney y no el de Pixar. La película cuenta la historia de un avión fumigador llamado Dusty, que está convencido de tener más aptitudes que cuidar de las cosechas. El diretor de la cinta Klay Hall cuenta al respecto: “Creo que la gente realmente podrá identificarse con Aviones de Disney porque es una gran historia acerca de un perdedor. Tiene mucho sentimiento y un mensaje que todos podemos aplicar: si creemos en nosotros mismos, salimos de nuestra zona de confort y nos sobreponemos a los miedos que nos retienen, nos sorprenderán los resultados. “Y eso es, exactamente, lo que le ocurre a Dusty en esta película. Él es un fumigador que jamás ha volado a más de 300 metros de altitud, pero sueña con ser el avión de carreras más veloz del mundo. Él tiene muchos obstáculos que sobrepasar y necesita bucear muy profundo para encontrar el valor de convertirse en algo más de aquello para lo cual ha sido construido.” La relación de Hall con el mundo de la aviación proviene de su infancia: “Siempre he amado los aviones. Mi padre estaba en la Armada y su padre también era un piloto. Volaron durante todas sus vidas y me contagiaron ese amor por la aviación a mí. “Cuando era niño, aquí en California, mi padre y yo comprábamos unas hamburguesas y refrescos e íbamos al aeropuerto local a mirar los aviones despegar y aterrizar. Me sentaba allí y dibujaba mientras él me contaba las características de cada uno. Por eso, cuando surgió este proyecto, realmente logré meterme en ese universo.” El reto Bajo la filosofía Lasseter, todas las cintas deben ser fieles a su modelo real. Así pues, los animadores y creativos viven la experiencia del mundo que van a convertir a pixeles. Así pues, el equipo de producción realizó excursiones a exhibiciones aéreas, museos, visitando un portaaviones y varios aeropuertos locales: “Yo me sentía como un niño en una tienda de dulces —cuenta may—. Pudimos hablar con pioneros de la aviación y pilotos de combate, veteranos de la Guerra de Corea, pilotos de prueba. Tuvimos acceso especial a los Ángeles Azules y a los Thunderbirds. Ha sido increíble.” Luego de aquellas grandes experiencias, llegó el momento de la verdad: convertir la realidad a pixeles. Y resulta que cuando los aviones estaban en tierra, todo parecía real, pero al momento de despegar las cosas se descomponían. Los realizadores convocaron a Jason McKinley, creador, productor y director de la serie Ases de combate, de History Channel, un especialista en el diseño de los efectos de vuelo para cine y TV. McKinley aplicó sus conocimientos a casi 800 tomas de vuelo en la película. Su secuencia favorita es la entrada de Dusty en el mundo de las carreras: “Ese es el momento en el que él cambia. Pasa de ser un fumigador a convertirse en un legítimo corredor aéreo. Queríamos que ese fuera un gran momento y la versión final se convirtió en una secuencia de 50-60 fotogramas.” Para reforzar la validez de las escenas de vuelo, los realizadores optaron por grabar aviones reales: “Grabamos fumigadores para Dusty, algunos viejos biplanos, un avión bimotor y hasta un F-18 de la Marina de guerra”, cuenta McKinley. Otro problema con el que se enfrentaron fue con uno de carácter psicológico: Resulta que Dusty tiene miedo a las alturas. ¿Cómo puede ser posible si es un avión? Claro, pero es un avión que vuela a una altura muy baja en comparación con otros aviones. Para darle realismo a este problema, se buscó la orientación de un especialista en fobias. “Sabíamos que, si lo capturábamos bien, conectaríamos mucho más con esa persona entre el público que está lidiando con sus propios miedos, ya sea a las alturas, o a algo completamente distinto”, relata Hall. “El personaje de Dusty y su condición son de fácil identificación porque todos tenemos miedos, algunos más que otros, y todos hemos vivido dificultades que no pudimos superar fácilmente”, afirma a su vez John Tsilimparis, el psicoterapeuta experto en fobias. Para el director de la cinta, el drama de Dusty tiene otro componente relacionado con el miedo: “Todos hemos sido un perdedor en nuestras propias vidas. Todos hemos sido Dusty en algún momento. Es esa familiaridad, junto con la autenticidad para la cual trabajamos tan duro, que hará que el público se identifique con este personaje.”

Comentarios