Razones (III)

miércoles, 18 de septiembre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Estimados lectores, si tienen memoria y están bien informados, comprobarán que una y otra vez ha ocurrido que cuando una creencia cualquiera, sea la misma una fe religiosa, una convicción política, una teoría económica o una suposición social, ha logrado imponerse como verdad absoluta y mete en el corral de ese su absolutismo a los más que puede, no hace, repito, más que crear un laberinto de contradicciones, en el que las mismas terminan por dar de palos que quebrantan y dejan malparada a la mismísima que creó y encorraló en su absolutismo a los más que pudo. Dígalo si no es así la historia del cristianismo, que por mil años fue el dueño y señor del denominado occidente, lo que le está ocurriendo en estos días al islamismo, a la creencia tan firme hasta ayer de que la razón pondría en fuga a la negra ignorancia y sería la luz y solución de todo problema existencial que angustiara a la humana criatura, creencia hoy tan desprestigiada. Y en lo social, en lo político e incluso económico, la corta vida del fascismo, el nazismo y la versión rusa del comunismo, ¿no muestran, demuestran y confirman lo que llevo escrito? Y el entusiasmo despertado por la idea del progreso, la fe ciega en las posibilidades infinitas de la ciencia y la tecnología, que tan decaídas andan en esa su globalidad, en la que cada vez es más difícil respirar sanamente debido a los problemas ambientales (el denominado efecto invernadero, contaminación en aumento del aire, del agua de ríos, lagos, mares y tierra; la lluvia ácida producida por la industria; la progresiva desertización de grandes zonas generada por la tala inmoderada de árboles, de bosques enteros, etcétera), que amenazan el futuro de la vida sobre la tierra, la de ustedes mismos, los humanos, también, claro, ya que todos sus descubrimientos científicos y su aplicación técnica, tanta ciencia y tanta técnica, ¡paradoja!, les está poniendo en trance de que les pasó lo que ustedes han hecho que les ocurra a tantas especies de animales en el pasado y siguen haciendo que en el presente les suceda a otras muchas más: a que se extingan o estén en peligro de extinción. ¿Qué les dice, que les enseña esa realidad? A esta servidora de ustedes, la verdad evidente de esos sus días que acabo de exponerles, así como las protestas, las manifestaciones masivas que se están dando contra la política y los políticos en esa su globalidad en la que viven, le dicen y le sugieren que la misma está en crisis parecida a la que sufrió la Grecia clásica o como la que puso fin al feudalismo y al absolutismo cristiano dominante en la Edad Media; crisis también debida a la desilusión de ustedes, los humanos, de la fuerza que adjudicaron a la razón; a su frustración de la perfectibilidad del hombre; de su desencanto del progreso; de su desengaño de su fe en la ciencia y en la técnica como solucionadoras de todos sus problemas, así de los materiales como de los espirituales; ilusión por la razón, esperanza en el mejoramiento del hombre, entusiasmo en el progreso y fe en la ciencia y la técnica que los mantuvo en pie en lo individual y en lo social hasta anteayer o ayer, tiempos en que fueron dejando, abandonando esas actitudes y por falta de memoria…¿por ignorancia?, ¿por manipulación de esa memoria por parte de las élites del poder en beneficio de sus intereses y privilegios?...¿que dicen?...lo que les llevó a un mal entendimiento de ustedes mismos y de sus circunstancias y propició que tantos de ustedes se inclinaran al cinismo, al me vale todo; a otros más a ser gobernados por un narcisismo satisfactorio por redituable, a un yo que únicamente reclama la satisfacción de sus necesidades y deseos propios y a otros muchos más convirtiéndolos en seres sumisos, resignados y por ello maleables, de los cuales se puede hacer lo que se quiera y llevar a donde quiera él o los que los dominan…más parece que ya no es tan así, a juzgar, repito, por las concentraciones, las manifestaciones masivas de protesta que se están dando en esa globalidad en la que respiran, regida y administrada mayormente por la visión empresarial de la historia, como lo muestra, demuestra y confirma la cada vez más creciente subordinación de la política, los políticos y los gobiernos a las leyes del mercado y su absolutismo consumista, lo que está convirtiendo a la humana criatura en un engañado ser que se figura que es libre porque tiene la posibilidad, entre una multitud de cosas, las que sean, la que más le guste… claro, siempre que tenga el dinero suficiente para adquirirla… cuando, en el fondo, esa libertad de elección lo ancla más y más a las leyes del mercado y al absolutismo consumista… que les hace parecer a perros de Palov cuando la publicidad o la propaganda y no su segura servidora, los hace que se decidan por una u otra cosa… repito: parece que ya no es tan así, al juzgar por las manifestaciones masivas de protesta que se están dando en esa su globalidad. Y eso hace feliz a esta servidora de ustedes, la más genuina, la que mejor y más eficientemente les ayuda a que en verdad sean ustedes mismos, pues pueden tener memoria, entender la realidad de los hechos… pero si servidor les falta, no harán camino. Sin más por el momento y siempre a sus órdenes para lo que gusten y manden. LA VOLUNTAD

Comentarios