Preservará el INAH la obra de Aurelio Escobar, fotógrafo de la Revolución

martes, 14 de enero de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Bajo la firma de H. J. Gutiérrez circularon en las primeras décadas del siglo pasado miles de fotografías sobre momentos cruciales de la historia de México como el inicio de la Revolución, la toma de Ciudad Juárez, la Decena Trágica, la Guerra Cristera y la Expropiación Petrolera por Lázaro Cárdenas. Sin embargo no todas esas imágenes fueron captadas por el famoso Heliodoro Juan Gutiérrez Escobar. Según el investigador Arturo Guevara Escobar aún está pendiente de desentrañar la historia de cada uno de los hermanos Escobar quienes nutrieron con su trabajo aquella suerte de agencia fotográfica. Entre ellos Aurelio Escobar Castellanos, cuyo acervo de dos mil negativos más de 360 positivos y cámaras fotográficas acaba de ser donado a la Fototeca Nacional del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). La donación fue hecha por Josefina Escobar Vélez y Arturo Guevara Escobar, hija y nieto, del fotógrafo, periodista y sindicalista nacido en el 8 de noviembre de 1888 en Zacoalco de Torres, Jalisco, quien murió el 11 de febrero de 1964 en la Ciudad de México. En su ensayo “Los hermanos Escobar”, publicado en el blog fotografosdelarevolución, Guevara Escobar explica que fueron varios autores anónimos que la generalidad agrupa como fotógrafos de la Revolución  Mexicana y se encuentran ahí los hermanos Aurelio Escobar Castellanos, Enrique Escobar Castellanos, Ignacio Escobar Hernández, Isabel Escobar Castellanos, Beatriz Escobar Castellanos y Domitila Escobar Castellanos. Fueron parientes cercanos de Gutiérrez Escobar y, en algún momento, empleados de H.J. Gutiérrez, aunque es posible distinguir las imágenes de los primeros de las de Heliodoro pues usaron una nomenclatura diferente en su clasificación: “En trabajos posteriores de Aurelio Escobar encontramos la inclinación por agrupar y numerar las imágenes en series, inclusive en fotografías de carácter familiar…” En la ceremonia en la cual se firmó el acta de entrega oficial de los materiales, María Josefina Escobar detalló que su padre fue sobrino de Heliodoro Gutiérrez, quien se inició como fotógrafo en Estados Unidos. El acervo de Aurelio Escobar comenzó a integrarse con el rescate de algunas obras del archivo de Gutiérrez, fotografías del estudio del propio Escobar, panorámicas de generaciones de estudiantes, como médicos, licenciados, ingenieros o grupos de políticos e imágenes que la familia resguardaba: “Mi padre tomó imágenes de mítines, encuentros con diferentes sindicatos, fachadas, edificios y aspectos comerciales de la ciudad. El abanico de fotos abarca la primera mitad del siglo XX, porque fueron 58 años de trayectoria, desde 1906 hasta 1964, año en que falleció, aunque incluimos fotografías posteriores de Enrique Escobar, quien quedó a cargo del negocio cuando murió su hermano Aurelio”. Guevara Escobar indicó a su vez que el archivo que perteneció a su familia consta de dos partes: Las fotografías del periodo revolucionario, “con piezas inéditas de cuando trabajaba de una manera sui generis con cámaras de formato ocho por diez o de cinco por siete, y con las cuales imprimían tarjetas postales. Una parte la donamos hace dos años al Archivo General de la Nación, y consistió en negativos de las panorámicas de los años treinta a los sesenta que fueron impresas en un formato poco común. “La otra sección del archivo corresponde al trabajo de estudio porque trabajó el retrato fotográfico, la fotografía académica, documental, artística y sindicalista, entre otras. Incluye fotos históricas de México, como el levantamiento armado, la Expropiación Petrolera, aspectos de la vida privada y pública de los expresidentes de México”. El investigador se refirió a su abuelo como un reportero “que tuvo un pie dentro del mundo del periodismo y otro en el trabajo de estudio. Perteneció a varias asociaciones de fotógrafos, fue dirigente sindical de fotógrafos de prensa y de estudio, y pugnó por mejorar la situación de sus colegas”. Ambos descendientes del fotógrafo expresaron su deseo de que este material, donado como un homenaje a la memoria del fotógrafo, contribuya a conservar su legado. El INAH informó que el acervo será inventariado, restaurado y catalogado por la Fototeca Nacional, y posteriormente digitalizado para ser puesto a disposición de investigadores y público en general. El Fondo Aurelio Escobar será el número 45 de la institución ubicada en la ciudad de Pachuca, Hidalgo.

Comentarios