Perdida: Un thriller de medio pelo

martes, 14 de octubre de 2014
MÉXICO, D.F.- (apro) La nueva cinta de David Fincher, “Perdida”(Gone Girl, EU-2014), es un thriller macabro que por momentos amenaza con ser la mejor cinta de Fincher; sin embargo, al final, la historia no cumple del todo su promesa. “Perdida” comienza el día del quinto aniversario de Nick (Ben Affleck) y Amy Dunne (Rosamund Pike), una pareja de escritores retirados que intentan hacer sus vidas en llll, lllll, debido a una crisis financiera y familiar. Nick descubre que su esposa ha desaparecido, prácticamente sin dejar huella. Entonces llama a la policía (Kim Dickens y Patrick Fugit), pero el resultado es desastroso: Él termina como sospechoso de asesinato. El caso trasciende conforme algunos misterios de la desaparición se develan. A medio camino, Nick parece ser un vividor y un monstruo en complicidad con su hermana Margo (Carrie Coon). Detalles importantes de Amy: Es famosa porque fue la inspiración de una serie de libros infantiles --escrita por sus padres-- titulada Amazing Amy; además, es una chica sofisticada de Nueva York y Nick se describe como un provinciano. Todo el “sistema financiero” de los Dunne está a nombre de Amy. Es decir, Nick tiene las de perder. Si bien la cinta engancha la mayor parte del tiempo, hay una serie de factores que nos hacen perder interés y en ciertos puntos, credibilidad. Tres son los más importantes. En primer lugar, la información que poseemos la mayoría de los personajes es insuficiente para llegar a conocerlos mejor. La trama pierde fuerza. A lo anterior hay que sumarle un par de convenciones que se ven forzadas, por ejemplo, todo Estados Unidos parece ver el mismo programa de televisión por las noches. Y en tercer lugar, la actuación de Ben Affleck luce… confusa. A diferencia de Rosamun Pike que está sublime, el personaje de Affleck parece confundido todo el tiempo. Es normal que lo esté durante cierto tiempo de la cinta, pero ¿toda la película? La tibieza del personaje debilita el arco del personaje y la conclusión de la cinta. No es la peor película del siglo, pero de Fincher es de las cintas que pueden ser consideradas como menores.

Comentarios