"Fue un poco irreal": Modiano al enterarse que ganó el Nobel de Literatura

jueves, 9 de octubre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Como La Academia Sueca no logró comunicarse con él antes de anunciar el galardón, el primer sorprendido en conocer al ganador del Premio Nobel de Literatura fue el mismo novelista, el francés Patrick Modiano. Como de costumbre, no supo terminar sus frases al contestar a los periodistas presentes en la sala de prensa: “No me lo esperaba para nada. Fue mi hija Marie quien me dijo que había ganado el premio. Entonces caminé. Estaba un poco sorprendido, un poco como si me disociara y que otra persona hubiera ganado. Fue un poco irreal”, balbuceó ante las decenas de micrófonos frente a él. Según los argumentos del jurado sueco, Modiano mereció su premio debido “al arte de la memoria con la cual evocó los destinos humanos más imperceptibles y reveló el mundo de la Ocupación (de Francia por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial)”. Durante los 46 años que ha dedicado a la escritura –su primera obra, La Plaza de la Estrella, se imprimió en 1968, cuando tenía apenas 23 años--, ha publicado 28 libros y realizado incursiones en el mundo del cine y la música. Si bien nunca vivió en el París ocupado por la Alemania hitleriana, fue ahí y en ese periodo donde se conocieron sus padres, Albert Modiano –un judío que vivió bajo una identidad falsa y se enriqueció a través del mercado negro, incluso se dice que se relacionaba con colaboradores--, y Louisa Colpijn, actriz de origen flamenco. Modiano nació en París en 1945. Creció en la soledad y la rebeldía a raíz de una infancia caótica, pues sufrió varias veces el abandono de sus padres –razón por la que los odió durante mucho tiempo— y quedó profundamente afectado por el fallecimiento de su hermano en 1957. La Plaza de la Estrella lo impulsó hacia una nueva dimensión y marcó “su verdadera acta de nacimiento”, según confesó al periódico Le Monde. Dicha novela relata la historia de un judío francés nacido en el periodo de posguerra, quien se inventa un pasado durante la Ocupación en la que se desempeña como judío antisemita e informador de la policía militar alemana, la Gestapo. La siembra de elementos autobiográficos caracterizan las novelas de Modiano. Éstas comparten una estructura común: Un personaje masculino deambula en las calles de París –en diferentes épocas, pero sobre todo en los años 40 y 60--, buscando una identidad, un lugar, un amigo o una mujer; fragmentos de esta memoria que tanto obsesionan al autor. “Siempre me consideré como una planta nacida del estiércol de la Ocupación”, dijo a Le Monde. El poeta y escritor Raymond Queneau, quien le ayudó a publicar su primera novela, lo introdujo en el mundo literario parisino, donde acumuló reconocimientos: El Gran Premio de la Academia Francesa en 1972, el Goncourt en 1978 y el Gran Premio Nacional de las Letras por su obra completa en 1996. La atribución del Premio Nobel de Literatura a un autor “apenas conocido en el extranjero”, despertó críticas en la prensa anglosajona. Al decidirse por Modiano –el décimo quinto escritor francés en recibir el galardón--, el jurado “desdeñó las críticas”, aseveró el New York Times. Recordó que los suecos “suelen evitar los autores ampliamente leídos y beneficiar a oscuros escritores eurocéntricos”.

Comentarios