Restauración del Acueducto del Padre Tembleque

jueves, 20 de noviembre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- La obra hidráulica más importante del siglo XVI en América se encuentra en nuestro país en los límites de Hidalgo y Estado de México. Se ha realizado la restauración de la Arcada Mayor del Acueducto del Padre Tembleque, construido hace 450 años. En este año se llevó a cabo una importante restauración, principalmente en la parte más alta de un conjunto de 68 arcos que están muy cerca del final del canal. Se contó para ello con dinero del gobierno federal, mediante Conaculta y en los estudios ha participado el Instituto de Antropología e Historia, además del apoyo a través del Fondo de Embajadores de los Estados Unidos de América para la Preservación Cultural. Los procesos de restauración se iniciaron desde principios de los años 90, acelerándose en los recientes años. Este acueducto es uno de los ejemplos más emblemáticos del mestizaje, porque aquí se combinan técnicas recomendadas por el arquitecto renacentista León Bautista Alberti, con el uso de técnicas y materiales de uso prehispánico, como el bruñido, que es un adherente en que se combinan cal, agua, baba de nopal y miel de abeja. Está integrado por un gran fragmento subterráneo de más de 40 kilómetros y a éste se suman tres cuerpos de grandes arcos. Hay que subrayar que además de su valor arquitectónico y de ingeniería, es notable que para su construcción fuera indispensable la ayuda de personas de 40 comunidades indígenas, ya que en la época colonial muchos de los recursos fueron por la venta de tejidos y deshilados hechos por mujeres que habitaban en los pueblos por los que paso el acueducto. La parte más alta del acueducto se encuentra sobre la Barranca de Papalote, el arco es muy amplio, tiene 42.3 kilómetros de camino hidráulico que entre 1543 y 1560 construyeron juntos españoles e indígenas para llevar agua desde las faldas del Volcán Tecajete hasta la comunidad de Otumba. Desde el año 2013 se presentó ante la UNESCO el expediente para solicitar la inscripción de esta bien en la lista de Patrimonio Histórico de la Humanidad y además ya se realizó la primera visita de evaluación y reconocimiento del acueducto.