"Laberinto"

martes, 25 de noviembre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Respetable Ligorio D’Revueltas; interesante, por lo que me atañe, es lo que usted ha expuesto en este buzón de si la humana criatura es perfectible y su camino del progreso o bien es de por sí un ser en decadencia. Me va a perdonar, pero por su experiencia, servidora considera que las dos corrientes de pensamiento son admisibles… a la vez que refutables… pues como ya observo Paul Valery, “la historia justifica todo lo que sea. No enseña rigurosamente nada, porque lo contiene todo y da ejemplo de todo”, por lo que lo mismo da la razón a los que la ven con ojos pesimistas… personas que, entre paréntesis, de alguna manera son herederos del pensamiento religioso judeocristiano, porque en el fondo creen en eso del pecado original, en que unos míticos primeros padres, Adán y Eva, comieron del fruto prohibido del árbol de la ciencia del bien y el mal…, la historia, repito, también concede la razón a lo que ven con ojos optimistas la crónica del hombre en el tiempo, a los que creen que es perfectible objeto, sujeto y objeto del progreso… esos teóricos, según mi humilde opinión, sufren de algún grado de incoherencia, pues de alguna manera padecen de disociación mental, bien sea por falta de rigor o exceso de buenos deseos para los de su especie, pues se van a la abstracción, a la creación de un hombre ideal que no existe en la realidad o muy poco tiene que ver con la misma, pues si bien en el transcurso de la historia no faltan los seres que de manera voluntaria han ejecutado acciones de lo más beneficiosas para sus congéneres, aun a costa de su propia vida a veces, también los hay y más bien sobran los ejemplos de individuos que de una manera fría y calculada decidieron llevar a cabo las actividades más nefastas y atroces contra los de su propia especie siempre que creyeron que con ellas obtendrían algún beneficio para sus personas o grupo al que pertenecían, a los que hay que añadir los tantos que sin mala intención y buena voluntad cometen errores de funestas consecuencias para otros por no haber sabido prevenirlas por falta de capacidad o bien por creer que estaban en posesión de la verdad. En esos sus días mi estimado, ¿No se dan ejemplos de esos tipos de individuos? Ante esas realidades expresadas hasta aquí, servidora se explica que los humanos como usted, mi respetable Ligorio D’Revueltas, anden confundidos y sin poder dar pie con bola ante los hechos de los humanos en los tiempos que viven, que piensen que la historia es un laberinto, un lugar en sí que, como la magia y otras llamadas ciencias ocultas, lo vean y consideren símbolo de vivencias muy difíciles de resolver, de darles un significado… o de que él mismo, el laberinto, simboliza el inconsciente, el error, el alejamiento de la fuente de la vida, una manera de penetrar en el territorio de la muerte… pues sí, puede ser todo eso, pero también un lugar de iniciación para todo aquel deseoso de adentrarse en el arte de vivir y sobrevivir, como lo enseña el Laberinto de Creta, por lo que no es extraño que haya habido teóricos que lo vean como símbolo de os haceres del hombre en sus vidas en la Tierra. Para aclarar puntos, recordemos sumariamente el mito. En el Interior del Laberinto de Creta, en su centro, estaba el Minotauro, hijo del amor antinatural de una reina con un toro, el cual devoraba a todo al que entraba en el mismo y al que sacrificaban todos los años un poco de la juventud y la frescura de la humanidad hasta que un día, un héroe, Teseo, entra en él y mata al horrendo monstruo y puede salir del mismo gracias a que una joven, Ariadna, le entregó un ovillo de cordel que fue desenrollando a medida que avanzaba a través del laberinto. Su regreso, su salida a la luz le fue fácil; no tuvo más que desandar su camino siguiendo la línea del cordel desenrollado. Este mito del Laberinto de Creta, como todos, puede ser interpretado de diversos modos, y tener variados significados, por eso se puede ver en el laberinto, la reina, el minotauro, Teseo y Ariadna, un símbolo y un resumen o un compendio de los dramas de los quehaceres de los humanos en el tiempo, el cual muestra que los de arriba, la reina, los que tienen en sus manos el poder de decisión, son capaces de acciones funestas que perjudican a los más. La lucha de la civilización contra la barbarie, de la inteligencia contra la bestialidad primitiva, en la de Teseo con el minotauro. Y por último, la pareja de Teseo y Ariadna muestra que cuando hay cooperación, ayuda mutua y una meta común entre los humanos, pueden conseguir o que se proponen. Respetable Ligorio D’Revueltas: a estas alturas de la presente, quizás se pregunte usted quien es servidora para expresarse como lo hace… si así es respondo a su pregunta, servidora es nada más y nada menos que la que ustedes, los humanos hacen con lo hacen… y con o que no hacen o dejan de hacer por ignorancia, desidia o temor… sí, soy…

Comentarios