Los juegos del hambre: Sinsajo Parte 1, entre la indecisión y el aburrimiento

martes, 25 de noviembre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Luego de dos entregas bastante cumplidoras en cuanto a lo que un blockbuster hollywoodense debe de tener, la tercera de la saga resulta una pieza sumamente aburrida y desangelada. Se trata de Los juegos del hambre: Sinsajo Parte 1 (The Hunger Games: Mockingjay Part 1, EU-2014). Dirigida por Francis Lawrence, inicia con Katnis Everdeen (Jennifer Lawrence) en pleno ataque de pánico --síntoma de un posible Síndrome de Estrés Postraumático gracias a su participación en los Juegos del Hambre-- en el hogar de la rebelión, un bunker de sobrevivientes del Distrito 13, liderados por la presidenta Coin (Julianne Moore). Una vez que el ataque de pánico se ha ido, nos damos cuenta de que Katniss se encuentra sana y salva, de que los rebeldes han rescatado a su madre (Paula Malcomson) y hermana (Willow Shields), de que su amigo Gale (Liam Hemsworth) está ahí para cuidarla, y de que Effie (Elizabeth Banks), Finn (Sam Clafin), Plutarch (Philip Seymour Hoffman) y Haymitch (Woody Harrelson) están para respaldarla. Katniss ha sido llevada ahí porque la rebelión necesita un vocero, y al igual que el Capitolio, los rebeldes saben que el pueblo ama a Katniss. El problema es que Katniss no está segura de querer participar en una guerra, porque su media naranja, Peeta (Josh Hutcherson), está atrapado en el Capitolio junto con Annie (Steff Dawson) y Johanna (Jena Malone); Katniss sabe que una acción de su parte pondrá en peligro a sus colegas, ya que el presidente Snow (Donald Sutherland) hará todo para lastimarla. Sin embargo, luego de ver que el Capitolio prácticamente acabó con su hogar (el Distrito 12), Katniss se irá involucrando poco a poco con la rebelión. Y he aquí donde radica el problema de la película: De principio a fin Katniss parece irse involucrando poco a poco pero nunca se compromete del todo, lo cual no sólo desdibuja al personaje, sino que genera la terrible sensación de que no pasa absolutamente nada. Así pues Los juegos del hambre: Sinsajo Parte 1, se vuelve una situación sumamente estresante: las indecisiones de Katniss desgastan, y para la mitad de la cinta uno ya está deseando que se acabe. Es lo malo de alargar las historias --en este caso dividirla en dos partes, como ocurrió con Crepúsculo y Harry Potter-- sólo para conseguir más dinero… porque eso fue lo que el estudio hizo con esta historia. Ojalá y la siguiente parte compense la decepción de Sinsajo, o de lo contrario será una enorme decepción para los fans.

Comentarios