El reestreno de "Pulp Fiction" y la magia del cine

martes, 2 de diciembre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- La primera vez que vi Lo que el viento se llevó fue en una sala cinematográfica al lado de mi abuela. La cinta cumplía 60 años y si bien la disfruté bastante, mucho más que si la hubiera visto en televisión, no puedo describir el gusto que le dio a mi abuela volver a ver aquella película luego de quién sabe cuántos años. La cinta estaba remasterizada, pero de todas maneras imagino que ya ni se acordaba cómo se veía la película, pero recuerdo que volvió a salir maravillada de la sala, como si fuera la primera vez. Y todo lo anterior porque este fin de semana la cadena de cines Cinépolis reestrena la cinta que catapultó a Quentin Tarantino: Pulp Fiction o como se le conoce en español, Tiempos violentos. Ello con motivo de su aniversario número 20. Será exhibida en 28 ciudades de la República. Ello nos lleva a pensar en dos cosas: En primer lugar, que debido a la piratería y a los sistemas de streaming como Netflix, las exhibidoras ya no saben qué hacer para conseguir ganancias. Y en segundo, podemos decir que el cine… se ve mejor en el cine. Un servidor se va con la segunda, con todo y que la primera resulta cierta por default, ya que finalmente las exhibidoras manejan un negocio; el punto es que la experiencia cinematográfica es tan maravillosa que los modernas televisiones de alta definición y los espectaculares sistemas de audio no alcanzan a opacarla del todo. La oscuridad de una sala enorme, el olor a palomitas… comenzando por el ritual de salir de casa, no han podido ser sustituidos. Claro, de pronto está el impertinente que habla en la sala o bien se presenta algún detalle técnico negativo o la mala cara de algún trabajador del lugar que son capaces de echarnos a perder la experiencia… y qué decir de los precios. Pero con todo y eso, que levante la mano quien no disfruta de salir de casa para ir al cine. Las nuevas generaciones que no pudieron ver Pulp Fiction en una sala, por supuesto que deberían vivir esta experiencia, y los adultos que amaron la película, también; les aseguro que será como esa primera vez.