Las grandes plumas que se fueron en el 2014

miércoles, 31 de diciembre de 2014
MÉXICO D.F. (apro).- El 2014 pintaba agradable para la cultura de nuestro país, sólo se hablaba de festejos y homenajes en torno a las figuras de Octavio Paz, Efraín Huerta y José Revueltas; sin embargo, sorprendió por el deceso de grandes plumas latinoamericanas. El argentino Juan Gelmán, los mexicanos José Emilio Pacheco, Federico Campbell, Emanuel Carballo y Vicente Leñero, así como el Nobel de Literatura colombiano Gabriel García Márquez, brillaron en las letras como oficio, algunos como escritores, poetas y hasta dramaturgos, pero todos coincidieron al trabajar en algún momento de su vida en el periodismo. Juan Gelman Nacido en Argentina, Gelman falleció a los 83 años de edad a causa del síndrome de mielodisplasia en la Ciudad de México. Aquí vivió desde hacía más de dos décadas, después de que se vio forzado al exilio desde 1975, perseguido por la Alianza Antoncomunista Argentina, la Tripe A. Entre la lista de sus reconocimientos se encuentran el Premio de Poesía Iberoamericana Ramón López Velarde (2003), el Reina Sofía (2005) y el Premio Miguel de Cervantes (2007), que lo convirtieron en el cuarto argentino, detrás de Jorge Luis Borges, Ernesto Sabato y Adolfo Bioy Casares, en obtener dicho galardón. [gallery type="rectangular" ids="362426"] José Emilio Pacheco Apenas concluía enero cuando se anunció el deceso del poeta José Emilio Pacheco Berny. El autor de Las Batallas en el desierto falleció en un sin sentido, a causa de un derrame ocasionado por un golpe en la cabeza por una caída en su casa de la colonia Condesa. El último texto que escribió fue precisamente para su columna Inventario --que nació en el diario Excélsior y que, luego del “golpe” a la directiva de Julio Scherer, se llevó sin dudarlo al semanario Proceso. Entero físicamente y de carácter afable, el poeta recién había obtenido el Premio Reina Sofía (2009) y el Premio Cervantes de Literatura (2010), además de otros galardones y reconocimientos, lo que lo catapultaba automáticamente --según voces periodísticas e intelectuales--, como un posible candidato al Nobel de Literatura. Pacheco, quien siempre pedía que le llamaran “José Emilio”, pues prefería que le hablarán de “tú” en lugar de “usted”, sin importar edades, falleció el 26 de enero de este año. Un día después fue homenajeado de cuerpo presente en el aula magna del Colegio Nacional, donde fue miembro durante 28 años. [gallery type="rectangular" ids="363403"] Federico Campbell Narrador mexicano y periodista de diversos diarios y revistas entre los que destaca Proceso, Federico Campbell obtuvo diversos reconocimientos hasta unos días antes de su muerte. El pasado lunes 27 de enero fue nombrado presidente honorario de la XXXII Feria del Libro de Tijuana, ciudad en la que nació el 1 de julio de 1941. Sin embargo a su regreso contrajo el virus de la influenza AH1N1 que le ocasionó complicaciones durante los días que estuvo internado, hasta que murió el 15 de febrero, según dio a conocer su esposa Carmen Gaitán. [gallery type="rectangular" ids="364077"] Emanuel Carballo Escritor, ensayista, editor y periodista mexicano, también fue uno de los críticos más reconocidos de México. Una de sus obras más celebradas es el Diccionario crítico de las letras mexicanas en el siglo XIX (reedición corregida y aumentada de Historia de las Letras mexicanas en el siglo XIX). Carballo destacó como director de la revista Cuadernos de comunicación, fue miembro del Consejo de la Crónica de la Ciudad de México, cronista de Cuajimalpa y del directorio de Casa de las Américas de La Habana, Cuba. Originario de Guadalajara, Jalisco, falleció el domingo 20 de abril a la edad de 84 años. [gallery type="rectangular" ids="370217"] Gabriel García Márquez El oriundo de Aracataca, Colombia, y Premio Nobel de Literatura en 1982, fue noticia internacional cuando falleció el 17 de abril en la Ciudad de México a los 87 años de edad, a causa del cáncer. Colaborador de Proceso en sus inicios, García Márquez fue el exponente del realismo mágico latinoamericano con Cien años de soledad (1967), así como de otras novelas que lo hicieron mundialmente famoso. Una de las últimas noticias póstumas que su nombre generó fue en noviembre pasado, cuando se anunció la adquisición de gran parte de su archivo por parte de la Universidad de Texas, Estados Unidos. Fue una decisión que su familia se negó a discutir públicamente alegando que estaría bien resguardada en el Centro Harry Ransom de esa institución, que también resguarda archivos de otros premios Nobel. Entre los textos incluidos en la transacción se contaron los manuscritos originales de Cien años de soledad (1967), El amor en los tiempos del cólera (1968) y Memoria de mis putas tristes (2004), así como cartas que el escritor y periodista intercambió con Carlos Fuentes, Graham Greene, Julio Cortázar, William Faulkner, Ernest Hemingway y Jorge Luis Borges. También se incluyeron sus máquinas de escribir Smith Corona y sus computadoras Mac. [gallery type="rectangular" ids="370253"] Vicente Leñero Escritor, narrador, cuentista, guionista de cine y televisión, además de periodista, Vicente Leñero Otero fue fundador del semanario Proceso, donde fue subdirector de 1977 a 1998. El autor de La voz adolorida (1961), Los albañiles (1964) y Los periodistas (1978) fue despedido con un magno homenaje en el Palacio de Bellas Artes un día después de su fallecimiento, el pasado 3 de diciembre, a causa de cáncer en los pulmones. Entre los reconocimientos que recibió se encuentran el Premio Xavier Villaurrutia por la antología La inocencia de este mundo, y el Premio Nacional de Ciencias y Artes de Lingüística y Literatura, ambos en 2001. En 2011 ingresó a la Academia Mexicana de la Lengua. [gallery type="rectangular" ids="389732"]

Comentarios